Monsanto responde a la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer sobre el glifosato

Tras la publicación de un informe de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, considerando que el glifosato posiblemente es cancerígeno para los seres humanos, la compañía biotecnológica Monsanto responde defendiendo su producto.

Glifosato de Monsanto

Según las investigaciones realizadas por la IARC, el glifosato posiblemente es cancerígeno para los seres humanos y así lo explicaba en un comunicado. Sabíamos que este veredicto tendría respuesta de las partes interesadas y así ha sido, Monsanto responde a la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer que forma parte de la OMS, explicando que está totalmente en desacuerdo con el dictamen por varias razones, aunque una de las principales es que es un dictamen contrario a los emitidos por todas las agencias reguladoras del mundo.

Recordemos que en el comunicado emitido por IARC se explicaba que se habían evaluado cinco plaguicidas organofosforados, determinando que el malatión (insecticida organofosforado sintético de amplio uso en agricultura), el diazinón (insecticida organofosforado usado para controlar insectos en el suelo) y el glifosato (uno de los herbicidas más utilizados en el mundo principalmente relacionado con los cultivos transgénicos), eran probables agentes carcinógenos para los seres humanos. El IARC no realizó ningún nuevo estudio, simplemente se limitó a revisar los estudios relacionados con la exposición a estos productos fitosanitarios que se han publicado desde el año 2001. Por otro lado, también tuvo en cuenta pruebas, en teoría convincentes, de que el glifosato podía provocar cáncer en animales de laboratorio.

Monsanto responde a la IARC a través de un comunicado en su página web, explica que la seguridad es una prioridad para cada persona que trabaja en la compañía. Quieren dejar claro que todos los usos que se les da a herbicidas como el glifosato son seguros para la salud humana y cuentan con el respaldo de una de las más extensas bases de datos de salud de todo el mundo. Cada herbicida que sale al mercado, cuyo principal componente activo sea el glifosato, cumple escrupulosamente con los estándares establecidos por las autoridades reguladoras y de salud.

Se pronuncian totalmente en desacuerdo con el veredicto del IARC por varios motivos:

No hay nuevas investigaciones científicas sobre el tema, cada estudio que ha sido analizado por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la OMS, ha sido previamente revisados y considerado por las agencias reguladoras y más recientemente por el Gobierno de Alemania en nombre de la Unión Europea.

Los datos científicos relevantes han sido excluidos de la revisión que ha realizado el IARC, Monsanto argumenta que se han obviado los estudios que dictaminan lo contrario, que el glifosato no es un peligro para la salud.

Las conclusiones obtenidas no están respaldadas con datos científicos, la clasificación que ha proporcionado el IARC es incompatible con los cientos de evaluaciones exhaustivas que han sido realizadas por cientos de investigadores de países de todo el mundo y que son responsables de garantizar la seguridad pública.

La consideración de la IARC no establece vínculo entre glifosato e incremento del cáncer. Monsanto considera que es importante poner las clasificaciones del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer en perspectiva. Como ejemplo cita que el IARC ha establecido en la categoría II (productos probablemente carcinógenos para el ser humano), el café, los teléfonos móviles y otros artículos de uso diario habituales en millones de hogares.

Para aclarar un poco más citamos las categorías del IARC:

Categoría 1: «Carcinógeno para el ser humano» Cuando existen pruebas suficientes que confirman que puede causar cáncer a los seres humanos.

Categoría 2A: «Probablemente carcinógeno para el ser humano» Cuando existen pruebas suficientes de que un producto puede causar cáncer a los seres humanos, pero no son pruebas concluyentes.

Categoría 2B: «Posiblemente carcinógeno para el ser humano» Algunas pruebas apuntan que un producto puede causar cáncer a los seres humanos, pero por el momento son pruebas que están lejos de ser concluyentes.

Categoría 3: «No puede ser clasificado respecto a su carcinogenicidad para el ser humano» Cuando en la actualidad no existe ninguna prueba de que un producto pueda provocar cáncer en los seres humanos.

Categoría 4: «Probablemente no carcinógeno para el ser humano» Cuando existen pruebas suficientes de que no causa cáncer en los seres humanos.

Roundup

Monsanto asegura que siente orgullo de la ciencia y la seguridad que hay detrás de los productos que desarrolla, no estaría de más preguntarles si se sintieron orgullosos de la hormona somatotropina bovina, sobre el tema os recomendamos leer este post. Monsanto explica que la compañía esta muy comprometida con el desarrollo de productos que contribuyen a la elección de alimentos inocuos y nutritivos para todos los consumidores. Si realmente son inocuos, nutritivos y beneficiosos ¿por qué se niegan a que se etiqueten los alimentos transgénicos?

La empresa biotecnológica no comprende cómo a pesar de la gran cantidad de documentos científicos existentes sobre el glifosato (principal componente activo del Roundup), el panel del IARC puede llegar a una consideración que no está de acuerdo con los estudios científicos y regulatorios existentes. Por las razones argumentadas instan a todas aquellas personas que quieran saber más acerca del glifosato, que consulten las conclusiones alcanzadas por las autoridades reguladoras en los países desarrollados (lo podéis consultar aquí), autoridades que consideran rigurosamente todos los datos disponibles, publicados y no publicados, en una evaluación integral. Además invitan a visitar la página de la compañía sobre el glifosato para obtener más información.

Hay que apuntar que el Centro para la Ciencia en el Interés Público (CSPINET) está a favor del informe del IARC y considera que se debe tomar en serio por la EPA (Agencia de Protección Ambiental), por los agricultores y por la industria, son millones de litros de glifosato los que se utilizan cada año, por lo que es prioritario cerciorarse de que el herbicida se utiliza de forma que no ponga en riesgo ni a los seres humanos ni a los animales.

A Monsanto no le ha gustado nada la consideración del IARC, cree que es prioritario para la sociedad que las conclusiones sobre un tema tan importante como es la seguridad humana no sean sesgadas, que sean exhaustivas y basadas en la ciencia adherida a las normativas internacionales reconocidas. Podéis leer la contestación de Monsanto al completo a través de este enlace.

Foto 1 | Parker Knight
Foto 2 | Jeepersmedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 3
Loading ... Loading ...