Gastronomía & Cía Opciones
 

Las etiquetas del pescado ecológico no incluyen información sobre la huella del carbono

Una investigación australiana solicita que se revisen las etiquetas de los productos marinos ecológicos (pescados y crustáceos), ya que no se incluye la información sobre la huella del carbono, algo que se considera fundamental para que los consumidores puedan elegir aquellos productos con un menor impacto medioambiental.

Impacto medioambiental de la pesca

Las etiquetas ecológicas o ecoetiquetado está presente en aquellos productos que tienen un menor impacto en el medio ambiente, cumplen determinados criterios ecológicos que han sido previamente definidos a partir del análisis del balance ambiental, herramienta que evalúa el impacto ambiental de los alimentos, de un producto o de un servicio en todas sus etapas, extracción, producción, distribución, etc. Pues bien, parece ser que las etiquetas del pescado ecológico no incluyen información sobre la huella del carbono.

Una investigación desarrollada por expertos australianos de la Universidad de Macquarie y la Universidad Tecnológica de Sidney (UTS), ha llevado a los investigadores a pedir una revisión del etiquetado ecológico de los productos marinos, ya que estas etiquetas excluyen la información de la huella del carbono, información que debería estar presente para saber si un producto es más o menos ecológico. Según el estudio, muchos alimentos marinos supuestamente ecológicos tienen una elevada huella del carbono que el consumidor no puede tener en cuenta, de ahí que se pida llevar a cabo una revisión e incluir la huella del carbono en el etiquetado.

En las evaluaciones que han realizado los expertos se ha encontrado que algunos productos marinos pueden tener una elevada huella del carbono, siendo la cantidad resultante de hasta 14 veces el peso del producto. Para conocer esta información se procede al análisis de la totalidad de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera, desde que se capturan los alimentos marinos y hasta que llegan al consumidor. En el caso de las piscifactorías ocurre lo mismo, se debe analizar la emisión de carbono de los insumos, uso de combustible, refrigeración, piensos que se utilizan para alimentar a pescados y crustáceos, etc.

En el caso de la pesca en el mar, los expertos explican que en muchas ocasiones es necesario viajar grandes distancias para capturar determinadas especies, lo que provocaría un incremento significativo de la huella del carbono, combustible que se utiliza en los viajes, la refrigeración para mantener el pescado en perfectas condiciones hasta llegar al destino, la manipulación, el transporte por tierra, la distribución y almacenaje, etc. Los investigadores explican que la industria pesquera está cada vez más interconectada a escala global, siendo el pescado uno de los productos más comercializados en todo el mundo, pero a pesar de que las etiquetas ecológicas o eco etiquetas están muy extendidas, en muy raras ocasiones integra información sobre la huella del carbono de los productos marinos.

Dados los resultados de la investigación, quizá esos pescados y mariscos ecológicos no son tan ecológicos como podemos creer, sobre todo sabiendo que la huella del carbono puede llegar a ser de hasta 14 veces el peso del producto en cuestión. Los consumidores que se preocupan por estas cuestiones y quieren preservar el medio ambiente adquiriendo productos con un menor impacto medio ambiental lo tienen más complicado con los productos marinos, ya que no tienen acceso a la información de la huella del carbono.

Generalmente, en las normas de sostenibilidad de los productos marinos se tiene en cuenta la presión que ejerce la actividad pesquera y la seguridad de los niveles de población de peces y crustáceos, la eficacia de los sistemas de gestión de la pesca, la exclusión de aquellas prácticas pesqueras que perjudican al medio ambiente, se puede citar por ejemplo la actividad de los Monster Boat, barcos de pesca capaces de capturar hasta 350 toneladas de pescado en un sólo día utilizando métodos de captura no selectivos que arrasan con todo lo que encuentran en los fondos marinos.

Por tanto, se debe incluir también la huella del carbono en el ecoetiquetado de pescados y mariscos, con esta información las campañas para crear conciencia sobre estos productos tendrían un mayor impacto a la hora de contribuir a reducir el coste medioambiental de la actividad pesquera, por lo que resultaría de gran utilidad en el plan de acción para luchar contra el cambio climático.

En nuestro país se creó el Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de CO2, un registro gratuito y voluntario que gestiona la Oficina Española de Cambio Climático. Con este registro se puede obtener un Sello Oficial que acreditará que las empresas han calculado la huella del carbono y si la ha compensado, pero como ya sabemos, las iniciativas voluntarias no terminan de triunfar, sólo una legislación que obligue a liberar la información será un sistema eficaz que permitirá a los consumidores conocer la huella del carbono de los productos y tomar las decisiones de compra más adecuadas según sus convicciones.

Podéis conocer más detalles del estudio realizado a través de este artículo publicado en la página de la Universidad Tecnológica de Sídney.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.