Espárragos blancos con queso ahumado y nueces

Con unos buenos espárragos blancos frescos puedes hacer entrantes nutritivos, ligeros y muy sabrosos, como estos Espárragos blancos con queso ahumado y nueces, son muy fáciles de hacer, seguro que repites.

Espárragos blancos con queso ahumado y nueces

Esta temporada ya hemos disfrutado en varias ocasiones de los espárragos blancos frescos, pero algunas de las elaboraciones ya las conocéis, otras eran muy básicas, porque están tan ricos en crudo cortados muy finos y cocidos, sólo con un buen aceite de oliva virgen extra… no obstante, hoy tenemos una receta muy sencilla para disfrutar de los espárragos blancos que queremos compartir con vosotros porque la combinación es exquisita, y no queremos que os la perdáis, así que tomad nota de estos Espárragos blancos con queso ahumado y nueces.

Sólo son necesarios tres ingredientes y el aderezo, espárragos blancos frescos (eran de Navarra), queso ahumado (en esta ocasión el queso gallego San Simón da Costa) y unas nueces del país. En media hora podéis preparar este entrante que además de sabroso es muy nutritivo.

Ingredientes (4 comensales)

  • 12 espárragos blancos frescos
  • 80 gramos de queso San Simón da Costa
  • 60 gramos de nueces
  • c/n de escamas de sal ahumada
  • c/n de aceite de oliva virgen extra
  • c/n de hojas y flores de tomillo.

Elaboración

Lava los espárragos, corta la parte dura de la base y pélalos con un pelador de vegetales o pela patatas. Pon una olla con abundante agua y una pizca de sal a calentar. Cuando rompa a hervir incorpora los espárragos y cuécelos hasta que estén tiernos, pero no excesivamente blandos. El tiempo variará según el calibre de los espárragos, pero en unos 15-20 minutos pueden estar bien.

Mientras tanto, prepara el resto de los ingredientes, con el mismo pelador de antes, corta lascas de queso ahumado y resérvalas en un plato. Casca las nueces (el peso es sin la cáscara, aunque puedes poner la cantidad de nueces que desees, el peso es orientativo) y trocéalas.

Espárragos blancos con queso ahumado y nueces

Pon una sartén a calentar a temperatura media baja y tuesta las nueces, moviéndolas de vez en cuando para que se hagan de forma homogénea, así no amargarán y estarán algo más crujientes.

Cuando los espárragos estén cocidos, escúrrelos y sécalos con papel de cocina absorbente. Ponlos en los platos en los que los vas a servir, tres por comensal, o si lo prefieres en una bandeja para servir en el centro de la mesa.

Acabado y presentación

Reparte las lascas de queso San Simón sobre los espárragos blancos, reparte también las nueces y las hojas y flores de tomillo. Para terminar condimenta con las escamas de sal ahumada y un generoso hilo de aceite de oliva virgen extra. ¡Buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,60 de 5)
4.6 5 5
Loading ... Loading ...