- Gastronomía & Cía - https://gastronomiaycia.republica.com -

En Estados Unidos preocupan más los productos químicos en los alimentos que los transgénicos

International Food Information Council Foundation

Según una encuesta realizada en Estados Unidos por el International Food Information Council Foundation, organización cuyo objetivo es comunicar de forma efectiva información con base científica, sobre cuestiones de salud, nutrición y seguridad alimentaria, a los estadounidenses les preocupan más los productos químicos en los alimentos que los transgénicos. En el estudio titulado ‘Encuesta Alimentación y Salud 2015’ se concluye que cada vez es mayor la preocupación por los productos químicos que los alimentos pueden contener, como por ejemplo los antibióticos, los residuos de plaguicidas o los alérgenos no declarados en los productos alimentarios.

En este estudio participaron 1.007 personas mayores de 18 años a las que se les preguntó sobre diferentes cuestiones relacionadas con los alimentos la salud y la nutrición. Según la encuesta, el 57% de los estadounidenses considera que su salud es excelente o buena, sin embargo, el 55% de este grupo de personas sufren sobrepeso u obesidad, por lo que este dato se podría considerar dudoso, de hecho, los responsables del estudio consideran que algunas personas no saben lo que es sentirse bien.

Sobre el peso, el 84% de los encuestados asegura que o bien intenta mantener su peso, o intenta reducirlo, un 82% afirma que intenta comer más frutas y verduras, un 76% reduce la ingesta de calorías tomando refrescos bajos en calorías o agua. Un 70% de los encuestados afirma que come más alimentos integrales y un 69% limitan la cantidad de alimentos ricos en azúcares en su dieta. Un 68% asegura que come porciones más pequeñas para alcanzar el objetivo de mantener o reducir el peso. Cuando se les preguntó sobre las estrategias más efectivas para reducir peso, el 51% consideró que un cambio en la alimentación era lo más efectivo, un 50% consideraron importante realizar actividad física de forma regular.

Según la Encuesta Alimentación y Salud 2015, los consumidores con mayor poder adquisitivo son los más propensos a adquirir alimentos que sean locales, libres de hormonas, productos químicos, etc., prefieren los alimentos ecológicos y suelen evitar aquellos alimentos que contienen determinados ingredientes. Un 51% de los consumidores reconoce que los alimentos serían más caros si se eliminaran de los lineales de los supermercados los alimentos procesados, un 43% considera que eliminar este tipo de alimentos mejoraría la nutrición y la salud. Los consumidores con un poder adquisitivo limitado manifiestan que eliminar los alimentos procesados tendría un impacto en el coste de los alimentos en general, dando a entender que les preocupa más la economía que los temas como la salud o la nutrición.

Una minoría de estadounidenses con un poder adquisitivo elevado, o los que gozan de buena salud, aseguran que estarían dispuestos a pagar más por los alimentos ecológicos y de proximidad a fin de mejorar la salud, garantizar la seguridad alimentaria y preservar el medio ambiente. Se realizan muchas preguntas en torno a la alimentación y la salud, algunas respuestas son bastante dispares y los resultados se pueden considerar controvertidos. Los expertos consideran que más que nunca, en la historia de esta encuesta (10 años) que realiza International Food Information Council Foundation, los consumidores estadounidenses demuestran estar muy confundidos y ahora entramos en el bloque de preguntas que nos ha llamado la atención.

Muchos medios de comunicación, grupos ambientalistas, políticos, etc., aseguran que los estadounidenses están muy preocupados por la presencia de transgénicos en los alimentos, sin embargo, y según esta encuesta, preocupan más los productos químicos presentes en los alimentos que las materias primas transgénicas que puedan contener, al menos así lo ha manifestado un 36% de los encuestados, un 34% aseguraba que lo que más les preocupa son las enfermedades que puedan transmitir los alimentos, a pesar de que esta cuestión tiene un mayor impacto en la salud. Un 60% de los estadounidenses confía en la seguridad que ofrece la cadena alimentaria del país, cifra que se ha reducido en un 10% con respecto a la encuesta que se realizó en el año 2013.

Lo que resulta curioso de esta encuesta, es que los alimentos modificados genéticamente no aparecen como un tema de preocupación de importancia, a pesar de ello, el 48% de los encuestados manifiesta que han escuchado o leído que se deben evitar los alimentos que se han desarrollado con biotecnología. Hace unos días hablábamos de una encuesta realizada el año pasado en Estados Unidos por NPD Group, en ella se concluía que al 57% de la población adulta del país le preocupaban los alimentos transgénicos, sin embargo, lo que sorprendía de este estudio no eran los datos sobre la cantidad de personas que están preocupadas por este tema, sino la falta de conocimiento sobre los transgénicos, de hecho, los analistas de NPD Group comentaban que la mayoría de los encuestados no tenían ni idea de lo que eran los transgénicos.

Un 66% de los encuestados considera más importante la salubridad en general de los alimentos o las bebidas que el uso de la biotecnología en la alimentación, un 49% considera que la biotecnología es una herramienta que puede ayudar a asegurar la alimentación de la población y sólo un 17% no está de acuerdo con esta percepción. Como podemos comprobar, hay una gran disparidad de datos, no es extraño que se considere que los consumidores estadounidenses están muy confundidos. De todos modos, el estudio ha trabajado con una muestra muy pequeña de consumidores, algo que quizá para el próximo estudio deberían subsanar.

A la vista de los resultados obtenidos, los expertos del International Food Information Council Foundation consideran que los consumidores quieren que se les diga lo que deben hacer, pero en realidad continuamente se les dice lo que no deben hacer, por lo que la confusión y el desconocimiento alcanza una cota muy elevada. Se han obtenido otros resultados sobre cuestiones como las etiquetas de los alimentos, si las leen o no, si entienden la información nutricional, si saben que es una dieta sostenible, los resultados en algunos casos sorprenden. A través de este enlace (Pdf) podréis acceder al estudio y conocer todos los resultados.

En Estados Unidos preocupan más los productos químicos en los alimentos que los transgénicos

Posted By VelSid On In Transgénicos y OMG | No Comments

International Food Information Council Foundation

Según una encuesta realizada en Estados Unidos por el International Food Information Council Foundation, organización cuyo objetivo es comunicar de forma efectiva información con base científica, sobre cuestiones de salud, nutrición y seguridad alimentaria, a los estadounidenses les preocupan más los productos químicos en los alimentos que los transgénicos. En el estudio titulado ‘Encuesta Alimentación y Salud 2015’ se concluye que cada vez es mayor la preocupación por los productos químicos que los alimentos pueden contener, como por ejemplo los antibióticos, los residuos de plaguicidas o los alérgenos no declarados en los productos alimentarios.

En este estudio participaron 1.007 personas mayores de 18 años a las que se les preguntó sobre diferentes cuestiones relacionadas con los alimentos la salud y la nutrición. Según la encuesta, el 57% de los estadounidenses considera que su salud es excelente o buena, sin embargo, el 55% de este grupo de personas sufren sobrepeso u obesidad, por lo que este dato se podría considerar dudoso, de hecho, los responsables del estudio consideran que algunas personas no saben lo que es sentirse bien.

Sobre el peso, el 84% de los encuestados asegura que o bien intenta mantener su peso, o intenta reducirlo, un 82% afirma que intenta comer más frutas y verduras, un 76% reduce la ingesta de calorías tomando refrescos bajos en calorías o agua. Un 70% de los encuestados afirma que come más alimentos integrales y un 69% limitan la cantidad de alimentos ricos en azúcares en su dieta. Un 68% asegura que come porciones más pequeñas para alcanzar el objetivo de mantener o reducir el peso. Cuando se les preguntó sobre las estrategias más efectivas para reducir peso, el 51% consideró que un cambio en la alimentación era lo más efectivo, un 50% consideraron importante realizar actividad física de forma regular.

Según la Encuesta Alimentación y Salud 2015, los consumidores con mayor poder adquisitivo son los más propensos a adquirir alimentos que sean locales, libres de hormonas, productos químicos, etc., prefieren los alimentos ecológicos y suelen evitar aquellos alimentos que contienen determinados ingredientes. Un 51% de los consumidores reconoce que los alimentos serían más caros si se eliminaran de los lineales de los supermercados los alimentos procesados, un 43% considera que eliminar este tipo de alimentos mejoraría la nutrición y la salud. Los consumidores con un poder adquisitivo limitado manifiestan que eliminar los alimentos procesados tendría un impacto en el coste de los alimentos en general, dando a entender que les preocupa más la economía que los temas como la salud o la nutrición.

Una minoría de estadounidenses con un poder adquisitivo elevado, o los que gozan de buena salud, aseguran que estarían dispuestos a pagar más por los alimentos ecológicos y de proximidad a fin de mejorar la salud, garantizar la seguridad alimentaria y preservar el medio ambiente. Se realizan muchas preguntas en torno a la alimentación y la salud, algunas respuestas son bastante dispares y los resultados se pueden considerar controvertidos. Los expertos consideran que más que nunca, en la historia de esta encuesta (10 años) que realiza International Food Information Council Foundation, los consumidores estadounidenses demuestran estar muy confundidos y ahora entramos en el bloque de preguntas que nos ha llamado la atención.

Muchos medios de comunicación, grupos ambientalistas, políticos, etc., aseguran que los estadounidenses están muy preocupados por la presencia de transgénicos en los alimentos, sin embargo, y según esta encuesta, preocupan más los productos químicos presentes en los alimentos que las materias primas transgénicas que puedan contener, al menos así lo ha manifestado un 36% de los encuestados, un 34% aseguraba que lo que más les preocupa son las enfermedades que puedan transmitir los alimentos, a pesar de que esta cuestión tiene un mayor impacto en la salud. Un 60% de los estadounidenses confía en la seguridad que ofrece la cadena alimentaria del país, cifra que se ha reducido en un 10% con respecto a la encuesta que se realizó en el año 2013.

Lo que resulta curioso de esta encuesta, es que los alimentos modificados genéticamente no aparecen como un tema de preocupación de importancia, a pesar de ello, el 48% de los encuestados manifiesta que han escuchado o leído que se deben evitar los alimentos que se han desarrollado con biotecnología. Hace unos días hablábamos de una encuesta realizada el año pasado en Estados Unidos por NPD Group, en ella se concluía que al 57% de la población adulta del país le preocupaban los alimentos transgénicos, sin embargo, lo que sorprendía de este estudio no eran los datos sobre la cantidad de personas que están preocupadas por este tema, sino la falta de conocimiento sobre los transgénicos, de hecho, los analistas de NPD Group comentaban que la mayoría de los encuestados no tenían ni idea de lo que eran los transgénicos.

Un 66% de los encuestados considera más importante la salubridad en general de los alimentos o las bebidas que el uso de la biotecnología en la alimentación, un 49% considera que la biotecnología es una herramienta que puede ayudar a asegurar la alimentación de la población y sólo un 17% no está de acuerdo con esta percepción. Como podemos comprobar, hay una gran disparidad de datos, no es extraño que se considere que los consumidores estadounidenses están muy confundidos. De todos modos, el estudio ha trabajado con una muestra muy pequeña de consumidores, algo que quizá para el próximo estudio deberían subsanar.

A la vista de los resultados obtenidos, los expertos del International Food Information Council Foundation consideran que los consumidores quieren que se les diga lo que deben hacer, pero en realidad continuamente se les dice lo que no deben hacer, por lo que la confusión y el desconocimiento alcanza una cota muy elevada. Se han obtenido otros resultados sobre cuestiones como las etiquetas de los alimentos, si las leen o no, si entienden la información nutricional, si saben que es una dieta sostenible, los resultados en algunos casos sorprenden. A través de este enlace (Pdf) podréis acceder al estudio y conocer todos los resultados.