Falso alioli para dieta

Si estás haciendo algún tipo de dieta en la que no se pueden tomar muchas grasas, puedes seguir disfrutando de una salsa muy parecida al alioli o mahonesa de ajo cumpliendo con esa norma. No lleva nada de aceite y además se puede conservar en el frigorífico varios días, aquí tienes la receta de un falso alioli para dieta que te va a encantar.

Falso alioli para dieta

Lo que veis en la foto superior no es un all i oli o alioli tradicional, tampoco es una mahonesa con ajo, es una salsa mucho más ligera, sólo tiene la materia grasa de una yema de huevo y que está riquísima, recuerda al alioli y es ideal para acompañar cantidad de platos, como una butifarra o carne a la brasa, una sepia a la plancha, unas patatas asadas o fritas, una fideuà… por eso os hablamos de que se trata de un falso alioli para dieta.

Lo malo, para las dietas de adelgazamiento o de control de peso, de las salsas como la mahonesa o el alioli es que son básicamente aceite, es decir, materia grasa, por eso se deben consumir con mucha moderación, y en algunos casos incluso se debe prescindir de su consumo. Así que hay que buscar alternativas para poder disfrutar casi tanto como consumiendo estas salsas, y os proponemos una que os va a gustar, este ‘alioli’ sin aceite además de estar riquísimo es muy fácil de hacer, y al no llevar huevo crudo se evitan los riesgos de la salmonella y se puede conservar varios días en el frigorífico. Tomad nota de la receta y cuando la probéis ya nos comentaréis qué os parece.

Ingredientes

1 huevo, 100 gramos de queso tipo Burgos 0% M.G., 1 diente de ajo pequeño (o al gusto), 1 c/p de mostaza de Dijón, una pizca de sal, 30-50 gramos de agua.

Elaboración

En primer lugar hay que cocer el huevo, es decir, hacer un huevo duro. Pon un cazo con agua a calentar y cuando rompa a hervir incorpora el huevo, deja cocer unos 8-9 minutos y refréscalo rápidamente en agua fría, así ya puedes empezar a hacer la salsa.

Pon el huevo pelado y troceado en el vaso de la batidora, añade el queso de Burgos troceado, el diente de ajo pelado y si quieres troceado, la mostaza de Dijón y una pizca de sal. Añade una o dos cucharadas soperas de agua y empieza a triturar.

Es fácil conseguir la textura de un all i oli tradicional, hay que jugar con la cantidad de agua que se incorpora, no es mucha, por lo que no restará sabor a la salsa. Si ves que con la primera cantidad de agua que has incorporado queda demasiado denso, añade una cucharada más.

Falso alioli para dieta

El agua a añadir puede variar según el queso utilizado, el tamaño del huevo… pero no se va de mucho. También se puede querer una salsa más o menos densa, así que regula al gusto y prueba antes de servir por si es necesario rectificar de sal. Si lo deseas, en lugar de una parte de agua puedes añadir zumo de limón o vinagre.

Una vez hecho el alioli para dieta puedes guardarlo en un recipiente con tapa hermética y guardarlo en la nevera hasta el momento de consumo, como comentábamos, puede durar varios días.

Esperamos que os guste.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (28 votos, media: 4,25 de 5)
4.25 5 28
Loading ... Loading ...