El arroz y los aperitivos derivados contienen altos niveles de arsénico inorgánico

El Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania (BfR) advierte que el arroz y los aperitivos derivados contienen altos niveles de arsénico inorgánico, niveles que la industria alimentaria debe reducir hasta el mínimo inevitable, dados los peligros que representa para la salud humana.

Arsénico inorgánico en los alimentos

Según un análisis realizado por el BfR (Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania), el arroz y los aperitivos derivados contienen altos niveles de arsénico inorgánico. El arsénico es un elemento necesario para la vida, su exceso o déficit pueden provocar problemas de salud, pero en el caso del arsénico inorgánico, la ingesta de pequeñas cantidades de este elemento puede provocar su acumulación en el organismo humano provocando diferentes problemas de salud crónicos e incluso cáncer. Merece la pena recordar una investigación realizada hace un par de años por la Universidad de Manchester (Reino Unido) y el Instituto Indio de Biología Química, en la que se constataba que el arroz con alto contenido de arsénico inorgánico podía provocar daños genéticos en los seres humanos.

El instituto alemán denuncia que los productos derivados del cereal, como por ejemplo las galletas o las tortas de arroz, contienen niveles relativamente más altos de arsénico inorgánico que el arroz sin procesar, la razón de ello es algo que todavía se debe aclarar, pero de momento, y dado que esta sustancia se cataloga como cancerígena, es necesario que se trabaje para que los alimentos procesados con base de arroz contengan el mínimo de arsénico inorgánico posible.

El instituto ha calculado la ingesta de arsénico inorgánico en la población a través del consumo de arroz y productos derivados, de acuerdo con los cálculos y según los hábitos alimentarios, se podría estar superando la recomendación máxima sobre la ingestade arsénico inorgánico determinada por la EFSA (Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea), destacan además que puede afectar especialmente a la población infantil por el consumo de productos con cereales, en los que se incluye el arroz.

Hasta no hace mucho la EFSA recomendaba entre 0’3 a 8 microgramos por kilo de peso corporal, pero la Comisión Europea presentó en el mes de mayo un Proyecto de Enmienda con el propósito de introducir los límites máximos de la ingesta de arsénico inorgánico entre 0’2 mg y 0’3 mg por kilo de arroz y por kilo de alimentos con base de arroz, cantidad mucho menor que la que recomendaba hasta el momento. En el caso de los alimentos destinados a la población infantil, se propuso una reducción de la tasa a un nivel más bajo, 0’1 mg por kilo de producto.

La investigación del BfR constata que los niveles de arsénico inorgánico son muy elevados, recibe con satisfacción la propuesta de los cambios de este compuesto en el arroz, pero de momento apunta que los niveles siguen siendo muy elevados y la industria alimentaria ya debería estar trabajando para reducirlos. Solicitud coherente, ya que de momento los cambios propuestos por la CE en el reglamento 1881/2006 (Pdf), están sujetos a un periodo abierto de dos meses para la recepción de comentarios, alegaciones, etc. Si todo se desarrolla según lo previsto, los cambios propuestos entrarían en vigor el 1 de enero del próximo año.

Varias investigaciones anteriores han alertado sobre los riesgos de la ingesta de este compuesto, se ha concluido que la exposición al arsénico durante el embarazo es un grave problema que puede afectar a la salud fetal, que está relacionado con deficiencias en el sistema inmunológico, aumento de las posibilidades de sufrir cáncer de vejiga, cáncer de pulmón, etc. El instituto alemán advierte que en función de los hábitos alimenticios, el arroz puede contribuir de forma significativa a la ingesta global de arsénico inorgánico, por ello recomienda que la industria alimentaria aplique el Principio ALARP (As Low As Reasonably Practicable) y reduzca el nivel de este elemento hasta el mínimo inevitable, es decir, tan bajo como sea posible, utilizando medidas y procedimientos técnicos, controlando la variedad y el origen de cultivo, etc.

Como decíamos, el BfR explica que en algunos casos, los análisis realizados en productos con base de arroz muestran que el nivel de arsénico inorgánico es incluso mayor que en el arroz, este tema debe ser investigado en profundidad para comprender cuáles son las razones que llevan a una mayor concentración del compuesto en los productos procesados con base de este cereal. Sabiendo esto, es imperioso que las empresas alimentarias trabajen para reducir al máximo el nivel de arsénico inorgánico en sus productos y no esperar a que se instauren oficialmente los nuevos niveles el año que viene. El instituto recomienda que los consumidores realicen una dieta variada y que introduzcan en su alimentación diferentes tipos de cereales, se puede interpretar que no se abuse del arroz ni de los productos derivados, por lo menos hasta que no se hayan establecido las nuevas directrices.

También se recomienda a los padres que no alimenten a sus bebés y niños con alimentos exclusivamente con base de arroz, ya que como hemos indicado antes, la población infantil es el segmento de mayor riesgo de sufrir las consecuencias de la acumulación en el organismo de arsénico inorgánico. Podéis conocer más detalles del comunicado y la investigación realizada a través de este artículo publicado en la página web del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania.

Foto | Accidental Hedonist

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 3
Loading ... Loading ...