Gastronomía & Cía Opciones
 

Hacer fotos de platos de restaurantes viola la Ley de Propiedad Intelectual en Alemania

En Alemania, los bloggers y todas las personas que comparten las fotografías de los platos de restaurantes con estrella Michelin, podrían toparse con la justicia al ser denunciados por violar la Ley de Propiedad Intelectual. Esto es posible porque el Tribunal Federal de Justicia del país ha ampliado la protección de los derechos de autor para que se aplique a las creaciones culinarias consideradas como arte culinario.

Propiedad intelectual de las fotogradías

El Tribunal Federal de Justicia de Alemania ha ampliado la protección de los derechos de autor a los alimentos que se preparan en los restaurantes, convirtiendo a los platos en propiedad artística del chef que los crea. Por tanto, para poder fotografiarlos será necesario contar con el permiso del chef, ya que de lo contrario se estaría violando la Ley de Propiedad Intelectual. Según explica el abogado Niklas Haberkamm de la firma de abogados Lampmann, Haberkamm & Rosenbaum, un plato elaborado creado en un restaurante puede ser un trabajo protegido por Copyright, su creador tiene derecho a decidir dónde y en qué medida la obra puede ser reproducida.

Como sabemos, algunos restaurantes promueven el uso de Instagram y otras redes sociales, invitan a que los usuarios compartan lo que van a comer, ya que se trata de un canal publicitario de interés, de ello hablábamos en este post. En Estados Unidos los comensales se convierten en una especie de embajadores de algunos restaurantes, las fotografías que difunden sirven a los propietarios de los establecimientos para informar a los usuarios utilizando el mismo hashtag sobre promociones, ofertas, etc.

Claro, que también ocurre todo lo contrario, recordemos que el año pasado hablábamos del Restaurante L’Auberge du Vieux Puits (Francia) del chef Gilles Goujon, reconocido con tres estrellas Michelin, el cocinero consideraba que compartir las fotografías de sus platos a través de los medios sociales afectaba a su propiedad intelectual y daba pie a que otros cocineros pudieran copiarlos.

Quizá la sentencia siente precedente y este tipo de medidas se trasladen a otros países, ahora en Alemania hacer fotos de platos de restaurantes viola la Ley de Propiedad Intelectual, el objetivo de dicha ley es proteger las creaciones personales y no importa si la acción es para uso no comercial, como por ejemplo compartir la fotografía en las redes sociales, o con fines comerciales. Hasta el momento ningún chef ha presentado una queja por la violación de sus derechos de autor, pero puede suceder tarde o temprano, según explican desde Anwalt, una empresa dedicada a ofrecer servicios de abogacía y asesoramiento, un plato de comida se puede considerar perfectamente arte, pero dependerá del diseño del plato, de la comida y del restaurante, fotografiar unas patatas fritas no será un problema.

Una infracción de los derechos de autor puede suponer una sanción económica elevada, por lo que los abogados de la empresa antes mencionada recomiendan prudencia y sobre todo pedir permiso al propietario del restaurante o al chef. Ya puestos, habría que pedir el permiso por escrito o tener una prueba de que se ha permitido compartir la fotografía, quien dice que después el cocinero no se arrepienta y decida denunciar una violación de sus derechos de autor. Algo que hay que tener en cuenta, el propietario de un restaurante está legalmente en su derecho de prohibir tomar fotografías en el interior del establecimiento o en su defecto, establecer una serie de normas tal y como hizo Heston Blumenthal a principios de este año.

En el artículo de Anwalt.de realizan una distinción entre los restaurantes con estrella y los demás restaurantes o la comida diaria, de los primeros explica que fusionan la cocina y el arte, los platos son obras de arte y por tanto están sujetos a los derechos de autor. La comida de diario, sea de casa, de un restaurante de menús, de un Food Truck, etc., no realiza ninguna aportación artística (eso es discutible). Por tanto, el consejo que proporciona The Local es que si visitáis un restaurante con estrellas Michelin, antes de tener el impulso de realizar fotografías de la comida reflexionéis un momento, ya que podría traer malas consecuencias para el bolsillo.

Presentar cargos contra quienes difunden las imágenes a través de Instagram, Facebook, Twitter, etc., probablemente no sea una buena decisión para el negocio, como decíamos al principio, en la mayoría de ocasiones se comparten las fotografías y son una potencial fuente de publicidad y promoción para los restaurantes. De todos modos hay que respetar y no cuesta nada pedir permiso, una negativa será una oportunidad perdida para el cocinero o el propietario del establecimiento. Sobre este tema os invitamos a leer este interesante artículo publicado en Die Welt.

Foto | Brigham Young University

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 4 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Hasta donde vamos a llegar!
    Tampoco se podrá fotografiar la cuchara de diseño, ni la botella de vino, ni las servilletas, la decoración etc…..
    En fin..

  • Pues no estoy de acuerdo. Cuando yo pido un plato en un restaurante lo pago, con lo cual paso a ser propietario del mismo. Si soy propietario no podré fabricar uno igual, pero sí lo puedo fotografiar y publicar. Es como si compro un bolso y no me puedo hacer una foto con él, o el coche, o una camisa o un reloj, es decir, tú no podrás hacer otro igual pero fotografiar una cosa tuya, seguro que sí.
    Si acaso el que viola los derechos de autor será quien lo fabrique pero ¿cuántas versiones hay hoy día del bocadillo de calamares? Que si al revés (el pan metido en las anillas del calamar), que si sin pan, que si … O de las patatas bravas. Hasta en las cafeteras Nespresso hay un montón de capsulas que se anuncian «compatibles con Nespresso».
    Seguro que no llega la sangre al río, como se dice, porque si no habrá que llevar un notario cuando se va a comer, o una impresora para que nos firme el chef, se complicaría mucho la gastronomía, que por suerte, cada vez está más popularizada y más rica.

  • Pero es que no dejo de pensar en ello. Seguro que el plato lleva una salsa ¿en la fotografía figura la elaboración de la salsa? Pues no. Seguro que aparece una especie picada ¿figura si es cilantro, perejil, cebollino o cualquier otra? Pues no. En una fotografía se ve el emplatado pero si no eres un especialista y ni con esas, si no lo pruebas, si no lo comes, no tienes ni idea de lo que es, además hoy día con los trampantojos es fácil confundirse. He comido percebes (Ganador del concurso del Pincho de Valladolid de 2014) que eran foie-gras con forma de percebes, el pincho se denominaba «qué percibes». He tomado chocolate con churros que ni era chocolate ni eran churros. Es imposible copiar un plato solamente por la fotografía y muy difícil aunque lo comas. Además cada cocinero tiene su secreto, que monta en solitario y nadie conoce, es decir, ni las personas del equipo conocen toda la composición.

  • Gewürztraminer

    Una cosa es poner normas, como Heston Blumenthal, cuando los clientes no respestan la experiencia de los demás y no son capaces de comportarse con civismo y sin este egoismo y vanidad que predomina tanto hoy en día. Y otra es prohibirlo porque «me lo van a copiar» o «hago arte y tengo mis derechos de propiedad y explotación»; un retroceso que dice mucho (negativo) del chef.

    El mismo equipo te lo podrá copiar, ya que sí va a saber cómo se hace; un chef no puede hacer algunos pasos de la composición de todos los platos!

    Si tienes tanto miedo de que te copien y sean mejor que tú, es que no eres tan único y original. A alguien original siempre le imitarán y le copiarán. Ahí creo que juega el papel de ser el primero en hacer «eso diferente» o ser el mejor. Y si no quieres que te copien o puedan copiar nunca, no tengas un trabajo que se «exponga» públicamente.

    Si no fuera por chefs como Ferran Adrià que han compartido lo que han descubierto o inventado (o llámalo x), la alta cocina no sería ahora tal y como es (y no tan alta cuando ya hay kits de cocina para niños con técnicas de estas modernas). Y cuántos chefs de estos que no quieren que les copien estarán utilizando técnicas, estilos y conceptos que no son más que una copia e interpretación de lo que ya existe.

    Y podría seguir pero el tiempo se escapa.

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.