Gastronomía & Cía Opciones

Cómo pelar una sandía para quedarte con los amigos

Aquí tienes un truco divertido para presentar una sandía entera sin su cáscara. Sorprenderás a tus amigos si retiras la cáscara de la fruta como si se tratara de la cáscara de un huevo, apareciendo en el interior la pulpa de la sandía entera, roja y brillante.

Pelar una sandía

A cuántos nos gustaría poder pelar una sandía dejándola como en la foto que podéis ver sobre estas líneas, más o menos como cuando pelamos un kiwi con la ayuda de una cuchara ¿verdad? ¿Creéis que esto es posible? Por supuesto, la foto es real, podemos ver que la pulpa de la sandía está completa y separada de su cáscara, y ésta cortada por la mitad y perfectamente limpia en su interior, aprovechando toda la fruta.

Imaginaos que llega la hora del postre y queréis ofrecer algo tan refrescante, rico y sano como es una tajada de sandía, aunque a veces da pereza por tener que cortarla, retirar la cáscara, las semillas… Quizá es que no conocéis lo fácil que resulta presentar una sandía cortada en cubos para ir picando sin necesidad de que su jugo chorree por las manos, sobre todo si estamos en una comida algo formal con amigos o con la familia.

Pero claro, no es lo mismo presentar una sandía cortada en cubos que una sandía entera, roja y brillante, entera y sin su piel. Así que si os animáis a probarlo, a continuación os dejamos con el vídeo que os muestra cómo hacerlo.

Era evidente que tenía que haber un truco, e imaginamos que muchos ya lo habíais deducido al leer el título del post, Cómo pelar una sandía para quedarte con los amigos… El autor del vídeo realiza la demostración con una sandía ovalada, lo que en nuestra zona se conoce como melona, es una sandía enorme, más grande que las redondas, pero con forma de melón.

Como habéis podido ver, para poder tener una melona o una sandía entera sin su cáscara, hay que ir pelándola como si fuera cualquier otra fruta, retirando la cáscara poco a poco, y después ‘pule la fruta’ con un estropajo para que no quede nada de la parte blanca de la piel y que además quede perfectamente lisa.

Ahora es necesario preparar la cáscara, y claro, la anterior ha quedado inutilizada, por lo que hace falta otra sandía (u otra melona) para retirar la pulpa y del mismo modo, limpiar el interior dejándolo sin nada de pulpa y bien lisa. Es muy importante que a la hora de comprar las dos piezas de fruta para hacer este truco, que éstas sean de forma y tamaño lo más similar posible para que después encajen bien.

¿Qué os ha parecido? Quien tenga tiempo y ganas de sorprender y divertir a sus invitados, puede preparar esta sandía antes de que se termine la temporada de la fruta, y si se quiere probar con algo más pequeño y que lleve menos tiempo, se puede hacer con un melón, sea piel de sapo o cantalupo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.