Pizza de bresaola

Esta es otra pizza sencilla de elaborar pero extremadamente sabrosa, ideal para quienes no quieren tomate en la pizza (aunque también se puede hacer con esta salsa) para quienes les encanta la pizza con cebolla y para quienes adoran la bresaola.

Pizza de bresaola

Hace unos días nos llegó una rica bresaola italiana, y entre otras formas de degustación, utilizamos parte de ella en la elaboración de esta pizza. Si no conocéis este producto italiano aquí podéis conocer más detalles, la bresaola es carne de ternera curada que se presenta como un embutido, aunque dicen que es comparable con la cecina, lo cierto es que al final son dos productos totalmente distintos.

A continuación os dejamos nuestra receta de pizza de bresaola, que además incorpora mozzarella, parmesano, rúcula, cebolla… lo que hará que la pizza sea totalmente exquisita es que preparéis la masa en casa, esta es una buena receta para hacer una masa de pizza crujiente y con un sabor excepcional.

Ingredientes

  • 1 base de pizza casera
  • ¼ de cebolla tierna
  • 3-4 c/s de mozzarella rallada
  • 8 lonchas de bresaola
  • un puñado de rúcula
  • c/n de queso parmesano o grana padano (en trozo para rallar)
  • aceite de oliva virgen extra.

Elaboración

Precalienta el horno a 220º C con calor arriba y abajo. Extiende a masa de pizza en la mesa de trabajo ligeramente enharinada si lo haces con el rodillo (y enharinando éste también), también se puede extender con las manos, con los puños, como hacen los maestros pizzeros. Si la masa se encoge al soltarla, déjala reposar cinco minutos para que se destense.

Pela y pica la cebolla en una brunoise muy fina y cubre con ella la base de pizza, sin excederte, adereza con un hilo de aceite de oliva virgen extra. A continuación reparte la mozzarella rallada cubriendo bien la cebolla.

Introduce la pizza en el horno y déjala unos 10 o 15 minutos (el tiempo puede variar según el horno, el grosor de la masa, etc.) o hasta que la masa esté ligeramente dorada y crujiente.

Pizza de bresaola

Seguidamente reparte las lonchas de bresaola por toda la base de pizza, reparte también la rúcula y el queso parmesano cortado en lascas.

Emplatado

Sirve la pizza de bresaola, rúcula y parmesano recién sacada del horno en el centro de la mesa precortada, si es para compartir, o directamente en el plato para el comensal que vaya a disfrutar de este manjar.

Si quieres presentar pequeños bocados para un aperitivo, corta cuadrados o rectángulos de pizza. Y recuerda que si se enfría, la mejor forma de conseguir una pizza recalentada crujiente es calentándola así. ¡Buen provecho!

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...