Mermelada de frambuesa y chía (sin cocción, sin azúcar, sin gelatina)

Sin cocción, sin azúcar y sin gelatina, la acción de las semillas de chía es la que aporta la textura a esta falsa mermelada de la que se puede disfrutar untándola en unas tostadas, como relleno en un pastel, aderezando una macedonia de frutas, un yogur, un helado… Conserva todo el sabor de la fruta pero no el aporte energético de una mermelada tradicional, así que os animamos a probarla.

Mermelada de frambuesa y chía

Hoy os traemos una propuesta saludable para disfrutar de la mermelada, básicamente porque no lleva azúcar, pero también porque aporta los beneficios de las semillas de chía. Ya sabéis que son una rica fuente de ácidos grasos Omega 3, calcio, potasio y hierro, que ayudan a controlar los niveles de azúcar, a regular el colesterol y a controlar el apetito, entre otras cosas. Claro, que en realidad esto no es una mermelada, pero puede sustituirla.

La mermelada de frambuesas y chía, cuya receta os explicamos a continuación, es muy fácil de hacer, como comentábamos, es sin azúcar y sin gelatina, y además no se somete a cocción, por lo que es una ‘falsa mermelada’ que prácticamente se hace sola. Y queda muy rica, es ideal para tomar con tostadas, yogures, ensaladas de frutas, bizcochos e incluso es un buen ingrediente para hacer salsas y vinagretas para platos salados. Esperamos que la probéis y ya nos contaréis qué os ha parecido.

Ingredientes

  • 200 gramos de frambuesas frescas
  • 15 gramos de semillas de chía
  • c/n de caviar de vainilla (opcional)
  • c/n de edulcorante.

Elaboración

Una vez bien limpias y secas las frambuesas, ponlas en el vaso de la batidora y tritúralas. Si quieres deshacerte de las semillas puedes colarla, pero no es necesario.

Incorpora las semillas de chía a las frambuesas trituradas, añade también el caviar de vainilla o extracto de vainilla si quieres aportar un toque de su aroma y sabor. A continuación incorpora la cantidad de edulcorante necesaria para que esté a tu gusto.

Mermelada de frambuesa y chía

Tapa el recipiente y déjalo reposar toda la noche a temperatura ambiente, así las semillas liberarán el mucílago y aportarán la textura gelatinosa.

Después del reposo puedes volver a triturar para romper las semillas y así no encontrar las bolitas al consumirla. También puede gustarte añadir trocitos de frambuesa fresca, si te gusta la mermelada con trocitos.

Una vez terminada la preparación, pon la mermelada de frambuesa y semillas de chía en un tarro con tapa hermética y resérvalo en el frigorífico, teniéndolo disponible para enriquecer tostadas, yogures, macedonias… ¡Buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 5
Loading ... Loading ...