Gastronomía & Cía Opciones

La leche de almendra sustituye a la leche de vaca en Estados Unidos

Según un informe elaborado por la consultora Nielsen, poco a poco la leche de almendra sustituye a la leche de vaca en Estados Unidos. Según los datos de los últimos años, mientras que las ventas de leche de almendras aumentaban de forma significativa (250% en los últimos 5 años), las ventas de leche de vaca han ido cayendo año tras año. La razón es el interés de los consumidores por adquirir alimentos más sanos, naturales y obtenidos de forma respetuosa con el medio ambiente.

Leche vegetal

El consumo de leche de vaca en Estados Unidos ha ido disminuyendo desde mediados de la década de los años 70 en un 25% per cápita. Actualmente los estadounidenses consumen una media de un 37% menos de este tipo de leche, en comparación con los datos de consumo del año 1970, al menos así se desprende de este informe del USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos). Entonces, si toman menos leche de vaca, ¿que están consumiendo como alternativa? Según informan, la leche de almendra está sustituyendo a la leche de vaca.

Parece ser que se están decantando por las alternativas vegetales, como por ejemplo la leche de soja, de coco o de almendras, al menos así se concluye en un estudio elaborado por la consultora Nielsen. Según el informe, en los últimos cinco años se ha disparado la venta de leche de almendras, su crecimiento se ha establecido en un 250%. La industria lechera, dado que el consumo se reducía año tras año, ha ido bajando el precio de la leche de vaca, pero no ha servido de nada, ya que los consumidores no han sido tentados por el aspecto económico. Pero lo mismo ocurre con los derivados lácteos, se opta por el consumo de queso de soja y otras variedades vegetales, este segmento también ha experimentado un notable crecimiento.

Para algunos, la leche de vaca tiene los días contados, durante las últimas décadas ha reinado como una bebida que favorece la salud por su contenido en proteínas y calcio, pero a medida que los consumidores han sabido de que la leche no es la única fuente de calcio, y han recabado información acerca de los efectos negativos del consumo de productos lácteos para la salud y el medio ambiente, han empezado a sustituir la leche de vaca por la leche vegetal. Además, ya no tienen que preocuparse por el contenido en antibióticos, hormonas y otros componentes que no son deseados, en un vaso de leche de almendras no se encuentran estos elementos.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el uso de antibióticos como medida preventiva para evitar que los animales enfermen en las granjas está muy extendido en Estados Unidos. Esto supone un grave problema, ya que entre otras consecuencias no deseadas, los microorganismos patógenos generan resistencia a estos fármacos. Al respecto merece la pena retomar la lectura de este post en el que tratábamos un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en el que se proporcionaban datos sobre las consecuencias del uso de antibióticos en animales sanos como medida preventiva.

Hablando de las vacas lecheras, a diferencia de otros animales que se crían principalmente por su carne, según la normativa actual, utilizar antibióticos como medida preventiva supone una violación de las normas de seguridad alimentaria, ya que los residuos de los fármacos aparecen inmediatamente en la leche. Se suelen realizar controles para detectar la presencia de seis de los antibióticos más utilizados por los ganaderos y cuando se detecta una muestra de leche positiva se rechaza y permanece almacenada. Sin embargo, los ganaderos han estado esquivando esta normativa utilizando determinados antibióticos que no se detectan en las pruebas y controles que se realizan, fármacos que no se deben utilizar con vacas lecheras, así se desprendía de este informe de la FDA (Food and Drug Administration).

Los consumidores ya no se tienen que preocupar del contenido de antibióticos, hormonas u otras sustancias en la leche de vaca, ¿por qué consumirla cuando existen otras alternativas saludables y respetuosas con el medio ambiente? Según el informe de Nielsen, el tipo de leche que ha adquirido protagonismo es la leche de almendra, aunque hay que decir que de momento representa sólo el 5% del mercado total de la leche, pero la tendencia augura grandes cambios a medio plazo, ya que cada vez es mayor la tendencia de consumir alimentos que favorezcan la salud, el bienestar y el medio ambiente, se buscan alimentos naturales, que no tengan colorantes, aditivos, fármacos u otras sustancias artificiales, algo que cumplen leches vegetales como la de almendra.

Análisis de la venta de leches vegetales

Las nuevas tendencias de alimentación más natural y saludable se aprecian claramente en las generaciones más jóvenes, el 40% de los encuestados de la denominada generación Z (personas nacidas después de la generación del milenio), tienen muy presente en su decisión de compra que los alimentos procedan de fuentes sostenibles. Le sigue con un 38% la generación del milenio, con un 34% la generación X, y con un 21% de los encuestados la llamada generación silenciosa, personas que nacieron entre la década de los años 20 y la década de los años 40. Es de suponer que las nuevas generaciones seguirán esta pauta, por lo que se puede decir que poco a poco el mercado de la leche de vaca ira disminuyendo.

Otro aspecto que destaca Nielsen y que está jugando en favor de la leche de almendras es la dieta, es decir, la alimentación que adoptan quienes no aceptan las hormonas presentes en la leche de soja o la lactosa, entre otras. La consultora concluye que a pesar del enorme crecimiento experimentado desde el 2011 al 2014 en el consumo de leche de almendras, el ritmo se frenó un poco el año pasado, pero esto es sólo un pequeño bache. Según los datos de la consultora, la venta de leche de almendras creció un 7,8% en 2015 con respecto al año 2014, en cambio, la leche de vaca experimentó una caída del 7%. Este es un patrón establecido en los años 2012 y 2013, las ventas de leche de almendras crecieron un 59,8% y un 50%, respectivamente, mientras que la leche de vaca sufrió una caída de un 0,7% y un 1,7% en esos años.

Teniendo en cuenta que los beneficios para la salud desempeñan cada vez más un papel importante en la decisión de compra, las leches vegetales tienen un futuro prometedor. Sería interesante conocer si ocurre lo mismo en nuestro país, dado que también crece el deseo de cuidar la salud y el medio ambiente comiendo alimentos saludables que se han producido de forma sostenible. Podéis conocer más detalles del estudio a través de este artículo publicado en la página oficial de Nielsen.

Foto | JeepersMedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 4,83 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 3 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Tesla

    A las plantas «se las protege» de plagas con pesticidas por ejemplo. No hay alimento que sea la panacea ni respecto a sostenibilidad si su consumo es masivo.

  • Hola Tesla,

    Estamos de acuerdo, sin embargo, si hay que elegir entre un producto y otro, el que se asocia menos a la liberación de gases de efecto invernadero, el uso de recursos naturales y además es saludable, la leche de almendras le gana la partida a la leche de vaca.

    Saludos

  • Fernando López Domínguez

    No nos engañemos!. Yo me pregunto por qué ese deseo de tomar leche de lo que sea?. Al menos que las leches vegetales las hagamos nosotros en el instante de tomarlas y con granos naturales y vivos, no estaremos: ni consumiendo productos naturales, porque ya han sido procesados y se les ha añadido conservantes para mantenerlos en el mercado hasta que se vendan, ni sosteniendo el medio ambiente, ya que para mantener en el mercado leches vegetales, la cantidad de leche de vaca que la gente consume, sería necesario reestructurar la agricultura. Habría que cultivar muchas almendras, mucha avena, mucho arroz y mucha soja, además de tener en cuenta los transgénicos y la soja es uno de ellos, para poder sostener la oferta en el mercado. Ante todo lo que se vaticina, lo más probable es que aparezcan nuevas variedades de almendros que produzcan mayor cantidad de almendras y de mayor tamaño; Mayor cantidad de avena y de mayor tamaño; mayor cantidad de arroz y también de mayor tamaño; mayor cantidad de soja y seguramente de mayor tamaño también. Acaso podemos estar seguros de que estos productos serán sostenibles y respetuosos con el medio ambiente?. Puede que al principio lo sean pero cuando la industria mete las narices en ello ya deja de ser algo respetuoso y sostenible, ya que los intereses económicos privan por encima de todo. Lo primero que harán es hacer que esos productos, llamados alimentos naturales (y que no lo son) puedan permanecer mucho tiempo en el mercado para tener la seguridad de que serán vendidos y no tener que retirarlos por caducidad. Para lograr esto deberán añadirle conservantes y potenciadores de sabor, como mínimo. Entonces ya no están libres de químicos. Por otro lado: Los árboles (almendros) y los cereales y legumbres utilizados para dichas leches, serán fertilizados con químicos para aumentar la producción, y también serán fumigados masivamente con pesticidas para protegerlos de las plagas. Con todo esto estamos convencidos de que vamos a tomar leches naturales y evitamos el sufrimiento animal y colaboramos con el desarrollo sostenible. Aquí lo único que se sostiene es el bolsillo de la industria alimentaria que cambia que deja de producir leche de vaca con un coste muy elevado y la cambia por leches de cereales y frutos secos, con un coste más moderado. Lo que se transforma en más beneficios. A mi modesto modo de entender, lo mejor que podemos hacer para colaborar con un desarrollo más sostenible y coherente con el medio ambiente, es dejarnos de productos procesados y consumir todo de forma natural. Si en algún momento nos apetece lecha de almendras , de arroz, de avena, o de cualquier otro vegetal, solo tenemos que tener un poco de ese vegetal en casa y en unos pocos minutos hacemos un vado de leche y lo tomamos. Eso es más natural que lo que encontramos en el mercado y que lleva muchos meses de procesado. Así no libramos de los conservantes y potenciadores de sabor. Por otra lado no aumentará de forma considerable el consumo de dichos cereales ni de frutos secos, con lo cual sus precios no se dispararán ni será rentable cambiar los productos naturales por transgénicos con el objetivo de producir la cantidad que desean tener en el mercado. Si no hay demanda, no hay oferta ni aumento de precios, y los productos se mantendrán con la calidad de ahora, como mínimo. De lo contrario habrá una gran demanda en el mercado y los precios aumentarán y la calidad se verá reducida. Si nos volvemos conscientes de todas estas cosas y actuamos con coherencia, entonces podemos colaborar con un desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente y con nuestra salud. Si seguimos el juego al mercado, ni colaboramos con el medio ambiente ni con un desarrollo sostenible, lo único que se sostendrá será el bolsillo de la industria, que en lugar de desaparecer con sus productos lácteos de origen animal, lo que harán será una transformación en la forma de producir productos para el mercado, cambiando el origen animal de sus productos por otros de origen vegetal. Pero seguirán siendo productos procesados y adulterados y ya dejan de ser tan sanos como nos quieren hacer ver.
    Mucha salud a todos y mucha Luz para poder discernir qué es lo mejor para nuestro cuerpo.

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.