Gastronomía & Cía Opciones

Pizza de carpaccio, rúcula y piñones

Os traemos una nueva idea para disfrutar de la pizza casera, en esta ocasión la elaboramos con carpaccio de ternera, rúcula, piñones y queso. Nuestra versión es sin tomate y con cebolla, queda igualmente jugosa, pero podéis hacerla con tomate si os gusta más la pizza así. En cualquier caso, es una propuesta que os va a encantar.

Pizza de carpaccio, rúcula y piñones

Este fin de semana hemos vuelto a preparar pizzas, y una de ellas ha sido la que podéis ver sobre estas líneas y cuya receta os dejamos a continuación, es una Pizza de carpaccio, rúcula y piñones que queda riquísima, además es muy fácil y rápida de preparar una vez que ya dispones de la masa de pizza casera.

Decir que aunque en casa siempre hay una pizza que no lleva tomate en su base, vosotros podéis hacerla con un poco de salsa de tomate casera o también con un poco de tomate natural, una buena idea es cortar unas rodajas muy finas con la mandolina para colocarlas bajo la mozzarella. Como veréis a continuación, la cebolla en esta pizza de carpaccio de ternera también es opcional, personalmente nos encanta el toque dulzón y el sabor que aporta, además de jugosidad.

Ingredientes (Por pizza)

  • 1 base de pizza casera
  • ¼ de cebolla tierna (opcional)
  • un puñado de queso mozzarella rallado
  • 12 lonchas de carpaccio de buey o ternera
  • un puñadito de rúcula
  • c/n de queso Grana Padano en una pieza
  • 1 c/s de piñones nacionales
  • c/n de aceite de oliva virgen extra
  • orégano
  • pimienta negra recién molida.

Elaboración

Prepara unas horas antes la masa de pizza, puedes seguir esta receta de masa de pizza crujiente, pero en el blog puedes encontrar otras recetas de masa de pizza, utiliza el buscador si quieres variar.

Antes de hacer la pizza, una vez reposada la masa convenientemente, precalienta el horno a 250º C con calor arriba y abajo. Extiende la masa de pizza en la mesa de trabajo y prepara los ingredientes con los que se va a hornear.

Pela la cebolla y córtala en juliana fina, repártela sobre la masa y añade un hilo de aceite de oliva virgen extra. Cubre la masa con el queso mozzarella rallado e introdúcela en el horno. Hornea la pizza hasta que los bordes estén dorados.

Pizza de carpaccio, rúcula y piñones

Retira la pizza del horno y añade el carpaccio, el queso Grana Padano cortado en lascas con la mandolina o con un pelador de verduras, la rúcula y los piñones (éstos los puedes añadir antes de hornear para que se tuesten, pero con cuidado de que no se quemen). Termina con un poco de pimienta negra recién molida, orégano y unas gotas de aceite de oliva virgen extra.

Acabado y presentación

Sirve la pizza de carpaccio inmediatamente después de incorporar los ingredientes crudos, no tardes en empezar a comer porque se enfría. ¡Buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.