Gastronomía & Cía Opciones
 

Qué es el rawmesan

Algunos estilos de vida y alimentación dejan fuera muchos alimentos y productos que encontramos en el mercado, por ejemplo, los veganos no consumen lácteos, así que se las ingenian para disponer de una alternativa que enriquezca sus platos. Una de ellas es lo que denominan rawmesan, una preparación a base de semillas y levadura nutricional con el que se hacen pestos, se condimentan platos de pasta… Aquí os contamos qué es el rawmesan.

Qué es el rawmesan

Seguramente las personas que llevan una dieta vegetariana o vegana conocen perfectamente qué es el rawmesan, aunque hay que decir que no es ningún término registrado en el diccionario, y tampoco es que esté demasiado extendido. Pero el saber no ocupa lugar, y además, seguramente cuando conozcáis en qué consiste, muchos de vosotros adoptéis este término que está formado por dos palabras inglesas, raw y mesan. Raw significa crudo y mesan está extraído de parmesan (queso parmesano).

Para quien no lo sepa, hay una filosofía de vida y alimentación que además de basarse en el veganismo, se basa en la alimentación cruda, es decir, no consumen nada que se haya cocinado o que haya pasado de una temperatura superior a la que produce el sol, alrededor de los 40º C. Quienes llevan este tipo de alimentación se autodenominan crudiveganos o raw vegan, y evidentemente, tienen una dieta más limitada que las personas que llevan una dieta libre, por ello buscan alternativas que se adapten a su estilo de vida, simulando alimentos que les gustaría consumir pero que no entran dentro de su filosofía.

Con el rawmesan pretenden disponer de la versión crudivegana del queso parmesano. Hay personas que simplemente le llaman parmesano vegano, pero recordemos lo sucedido en Alemania, donde no se puede denominar queso a un producto que no lo es, pues puede confundir a los consumidores. Claro, estamos hablando de los productos comerciales y de la ley que protege el uso de los términos lecheros, entre otras cosas, para que los productos alternativos no se aprovechen de la reputación de los productos lácteos para vender más.

Seguramente en el mercado también venderán rawmesan o ‘parmesano vegano’, pero lo desconocemos, nos interesa más la elaboración casera. Y buscando un poco de información en internet nos encontramos con distintas recetas para hacer este ‘falso queso parmesano rallado’. Sorprendentemente todos dicen que el sabor de la preparación vegana se acerca mucho a la del queso parmesano, lo que nos sorprende simplemente por el hecho de ser recetas tan diferentes, no pueden tener un sabor común.

Pero de entre las distintas recetas de rawmesan que encontramos, la más popular es la que se elabora con estos cuatro ingredientes: Anacardos, levadura nutricional, sal y ajo en polvo. Otras recetas utilizan pipas o semillas de girasol en lugar de anacardos, o de sésamo, o de lino, o una mezcla de ellas, le añaden cúrcuma e incluso canela… Hay quien argumenta que lo que aporta el sabor a parmesano es la levadura (si la habéis probado dadnos vuestra opinión, a nosotros no nos sabe a queso, lo que sucede es que ambos ingredientes tienen umami), por lo que las semillas utilizadas deben ser más bien de sabor suave, lo que más se valora en este caso son las propiedades nutricionales, y las semillas son pequeñas joyas con muchos beneficios para el organismo.

Dicho esto, el rawmesan no sólo es apreciado por vegetarianos, veganos y crudiveganos, también por quienes llevan una dieta saludable en la que se intenta que todo lo que se come aporte nutrientes beneficiosos para la salud, evitando grasas menos saludables como las que aportan los quesos, y en este caso se consigue, sustituyéndolo por las beneficiosas grasas de las semillas. Recordemos que los anacardos, aunque se consideran frutos secos, son semillas, podéis leer más sobre ello en este post.

Pues bien, ya sabemos que el rawmesan es la versión vegana del queso parmesano en su formato rallado, y en breve os vamos a proporcionar la receta que nosotros hemos preparado para probarlo, así como ideas para consumirlo. Evidentemente no se funde, por lo que es un alimento rico y nutritivo, un potenciador de sabor saludable para condimentar platos de pasta, de verduras y hortalizas, para hacer salsas o pestos… ¿Alguno de vosotros lo consume habitualmente?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 4,33 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 2 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Yo soy de las que lo llaman parmesano vegano y lo preparo con levadura de cerveza, que es más accesible que la levadura nutricional. Ésta le da un sabor característico que, aunque no es como el queso exactamente, se acaba asociando a los «quesos» veganos. A mí me gusta mucho, suelo tenerlo en casa porque aguanta mucho. Suelo utilizarlo en algunas recetas de pasta, le da un toque buenísimo. En otras, en cambio, prefiero el queso parmesano de verdad, que también me encanta.

  • Hola Chrysti,
    Si tienes oportunidad pruébalo con levadura nutricional porque cambia mucho el sabor, está mucho más rico. Sobre la accesibilidad, lo puedes encontrar en tiendas online si no lo tienen en tu tienda de dietética habitual, el precio puede ser algo elevado (9 euros por 250 gramos), pero cunde mucho, personalmente pensamos que merece la pena. Con la pasta, en arroces, e incluso en algunas tortillas lo utilizamos, rico y sanos!! 😉
    Gracias por compartir!!

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.