La Comisión del Codex Alimentarius examina las normas sobre inocuidad y calidad de los alimentos

La Comisión del Codex Alimentarius examina las normas sobre inocuidad y calidad de los alimentos durante las sesiones que se están desarrollando esta semana en Roma. Del 27 al 30 de junio se están dando a conocer las decisiones adoptadas en el 39º período de sesiones de la Comisión, de momento se han tratado temas como el nivel máximo de arsénico inorgánico en el arroz, el control de la salmonella en la carne de cerdo y de vacuno…

Revisión Comisión Codex Alimentarius

Estos días se está celebrando el 39º periodo de sesiones de la Comisión del Codex Alimentarius en Roma (Italia), la cita dio comienzo el 27 de junio y finalizará el 30 del mismo mes. Recordemos que el Codex Alimentarius o Código Alimentario fue establecido por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y la OMS (Organización Mundial de la Salud) en 1963 con el objetivo de crear unas normas alimentarias internacionales armonizadas, por lo que esta Comisión de las Naciones Unidas se encarga de establecer y revisar dichas normas para proteger la salud de los consumidores y fomentar las prácticas leales en el comercio de los alimentos.

En la web de la FAO ya se pueden leer las actualizaciones sobre las decisiones tomadas en las primeras sesiones de la Comisión del Codex Alimentarius, y nos parece interesante que se conozcan, esta suele ser información que no llega fácilmente a todos los consumidores y ya veis que en definitiva es el público objetivo. Cabe destacar que las que a continuación os transcribimos, son las primeras actualizaciones adoptadas, pero que se seguirán produciendo hasta que finalice este periodo de sesiones, así que hasta final de semana no se conocerán todas las novedades de los estándares internacionales para la inocuidad de los alimentos.

Los titulares que se extraen de las sesiones que empezaron ayer versan sobre distintos temas, como el control de la salmonella no tifoidea en la carne de cerdo y de vacuno, señalando las prácticas adecuadas que se deben llevar a cabo desde la producción primaria al procesado con el objetivo de prevenir, reducir o eliminar la salmonella en la carne fresca. Además recomiendan a los consumidores que cocinen a conciencia la carne de cerdo y de vacuno para evitar enfermar si dicha carne estuviera contaminada con salmonella.

También se han aprobado directrices que informan sobre la producción higiénica de diversos tipos de alimentos para controlar los parásitos, como el Toxoplasma gondii o la Taenia solium, que pueden llegar a los consumidores a través de carne contaminada poco hecha. Los valores de referencia de nutrientes para el etiquetado nutricional también han sido un tema a tratar, dado que la carencia de vitaminas y minerales en la dieta puede provocar problemas de salud, se han adoptado valores de referencia de nutrientes para el cobre, hierro, magnesio, fósforo y vitamina A que se incluirán en las directrices sobre etiquetado nutricional.

Hay novedades sobre el nivel máximo para el arsénico inorgánico en el arroz descascarillado (tema que trataremos con más profundidad, como hemos hecho en otras ocasiones), así como sobre las normas para la inocuidad de los aditivos alimentarios, sobre los límites máximos para los plaguicidas en los alimentos y sobre la revisión de los principios generales de higiene de los alimentos (PGH), así como de los análisis de peligros y puntos críticos de control (HACCP).

Revisión Codex Alimentarius

A continuación os transcribimos la información actual sobre estas novedades, pero como comentábamos, seguiremos hablando sobre las revisiones de las sesiones del Comité del Codex Alimentarius en estos días, y además podéis conocer toda la actualidad en la web de la FAO.

Directrices para el control de salmonella en la carne de bovino y cerdo

ACORDADO 27 de junio de 2016
La carne de bovino y de cerdo puede verse contaminadas con diferentes bacterias, incluyendo la salmonella no tifoidea. La salmonella, que provoca enfermedades diarreicas, es una de las causas más frecuentes de enfermedades transmitidas por alimentos en todo el mundo, con decenas de millones personas afectadas cada año. Aunque la mayoría de los casos son leves, la salmonella produce cerca de 60 000 muertes anuales. Las directrices aprobadas por la Comisión del Codex Alimentarius se centran en las prácticas desde la producción primaria al procesado, para prevenir, reducir, o eliminar la salmonella en la carne fresca de bovino y cerdo. La mejor manera que tienen los consumidores para evitar enfermar comiendo carne que pudiera estar contaminada con salmonella, es cocinarla a conciencia.

Directrices sobre higiene alimentaria para controlar los parásitos transmitidos por los alimentos

ACORDADO 27 de junio de 2016
Carne, leche, pescado, frutas y verduras y otros alimentos pueden estar contaminados con diferentes parásitos. Entre ellos están el Toxoplasma gondii y la Taenia solium (tenia del cerdo) que pueden encontrarse en los animales y transmitirse a los seres humanos cuando comen carne contaminada y que esta cruda o poco cocida. Las personas infectados con la Taenia solium pueden desarrollar quistes cerebrales, y esta es la causa prevenible más frecuente de epilepsia en el mundo. Tres claves para controlar los parásitos transmitidos por los alimentos son: prevenir la infección en los animales de granja, evitar la contaminación de los alimentos frescos y procesados, e inactivar a los parásitos en los alimentos durante el procesado (por ejemplo por congelación o tratamiento térmico). Las directrices aprobadas por la Comisión del Codex Alimentarius dan información sobre la producción higiénica de diversos tipos de alimentos para controlar los parásitos y proteger la salud.

Valores de referencia de nutrientes para el etiquetado nutricional

ACORDADO 28 de junio de 2016
La carencia de vitaminas y minerales en la dieta de una persona puede tener graves consecuencias para la salud. Por ejemplo, la carencia de vitamina A puede causar ceguera y aumentar el riesgo de enfermedad y muerte por infecciones severas. Entre los alimentos ricos en vitamina A figuran huevos, leche, hígado, hortalizas de color amarillo y naranja y verduras de hoja verde. Otro ejemplo es la carencia de hierro,-el trastorno nutricional más extendido en el mundo. La falta de hierro puede causar anemia (nivel más bajo que el normal de glóbulos rojos), que impide que el cuerpo reciba la cantidad de oxígeno que necesita. La anemia por carencia de hierro puede conducir a complicaciones del embarazo y retrasos en el crecimiento y desarrollo en bebés y niños. Los alimentos ricos en hierro son: carnes, mariscos, y algunas verduras de hoja verde. La Comisión del Codex Alimentarius ha adoptado valores de referencia de nutrientes para el cobre, hierro, magnesio, fósforo y vitamina A, que se incluirán en sus Directrices sobre etiquetado nutricional.

Nuevas normas para la inocuidad de los aditivos alimentarios

ACORDADO 27 de junio de 2016
Los aditivos son sustancias que se añaden a los alimentos con fines tecnológicos, como por ejemplo conservantes que mantienen los alimentos frescos durante más tiempo, antioxidantes que evitan que los productos que se pongan rancios, y estabilizadores que ayudan a combinar los ingredientes. Los aditivos incluyen también colorantes, sabores y edulcorantes. La inocuidad de los aditivos alimentarios es evaluada por un comité internacional de expertos independientes (Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios, JECFA) antes de poder recomendar su uso a nivel alimentos. En base a las evaluaciones sobre inocuidad del JECFA, la Comisión del Codex Alimentarius ha adoptado casi 400 niveles de uso máximo de aditivos alimentarios en productos específicos. Aquí se incluyen igualmente diversos antioxidantes y conservantes.

Nivel máximo para el arsénico inorgánico en el arroz descascarillado

ACORDADO 27 de junio de 2016
El arsénico es un elemento que se encuentra de forma natural en la corteza terrestre. Está presente en muchos alimentos que lo absorben del suelo y el agua. El arroz en particular, puede absorber más arsénico que otros alimentos y por su elevado consumo, puede contribuir de forma importante a la exposición al arsénico. Estar expuesto a largo plazo al arsénico a través del agua para beber y los alimentos puede causar cáncer y lesiones en la piel. También se ha asociado con efectos sobre el crecimiento, dolencias cardíacas, diabetes y daños en el sistema nervioso y el cerebro. Para proteger a los consumidores de la exposición excesiva, la Comisión del Codex Alimentarius recomienda no permitir más de 0,35 mg/kg de arsénico inorgánico en el arroz descascarillado (arroz al que solo se le ha quitado la cáscara, denominado también arroz moreno o arroz de embarque).

Límites máximos para los plaguicidas en los alimentos

ACORDADO 28 de junio de 2016
Los plaguicidas son productos químicos utilizados para matar insectos, malezas y otras plagas para evitar que se dañen los cultivos. Incluso cuando se utilizan de acuerdo con las mejores prácticas, niveles reducidos de residuos de plaguicidas pueden acabar en los alimentos. Para garantizar que estos residuos no causan daño a la salud de las personas y en base a las evaluaciones de riesgo aportadas por un grupo de expertos internacionales independientes (la reunión conjunta FAO / OMS de Expertos en Residuos de Plaguicidas, JMPR), la Comisión del Codex Alimentarius ha adoptado límites máximos de residuos de más de 30 pesticidas diferentes en diversos alimentos.

Revisión futura de los Principios generales de higiene de los alimentos

ACORDADO 28 de junio de 2016
Los Principios generales de higiene de los alimentos (PGH) y su Anexo: Análisis de peligros y puntos críticos de control (HACCP) y directrices para su aplicación ofrecen a los operarios de empresas alimentarias en todo el mundo una base para producir alimentos inocuos y aptos para el consumo. Desde sus inicios en la década de 1970, el HACCP se ha convertido en el sistema universal para el control de la inocuidad alimentaria, en el que se basan la mayoría de los sistemas regulatorios de control alimentario y las normas internacionales de inocuidad alimentaria (por ej. ISO 22000). El HACCP -o enfoques similares para identificar los peligros y establecer controles para evitarlos- se han utilizado también como orientación sobre la inocuidad de los piensos y el agua potable. Mientras que los actuales PGH siguen siendo en gran medida pertinentes, la Comisión del Codex Alimentarius ha acordado iniciar una revisión del texto existente -incluido su anexo sobre el sistema HACCP- con el objetivo de ampliar el alcance de los PGH, hacer que sean más fáciles de usar e incorporar los últimos avances en gestión de la inocuidad alimentaria.

Foto | Rob & Dani
Foto | Naotake

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...