Gastronomía & Cía Opciones
 

La tinta de calamar (o de sepia) ¿hay que cocinarla?

A muchas personas les surge la duda sobre la necesidad de cocinar la tinta de calamar o de sepia que se compra en el supermercado, generalmente congelada, pues actualmente es muy poco habitual que se cocina extrayendo la tinta del propio cefalópodo. Pues bien, la tinta procesada recibe un tratamiento en la fábrica por la que ya es sometida a una cocción, y no es necesario cocinarla de nuevo cuando se va a hacer alguna receta que no hay que cocinar, pero si es para hacer un arroz o un guiso, se puede volver a cocinar sin problema.

Tinta de calamar

Es curioso que sobre un ingrediente tan popular en la gastronomía española haya tan poca información, sobre todo porque es un ingrediente que genera muchas dudas, llegando a hablarse de toxicidad. Se trata de la tinta de calamar, o de sepia, que es la más habitual aunque se utilice más el primer nombre, sucede como con el rabo de toro, abunda en las cartas de los bares y restaurantes, pero en los platos lo que sirven es rabo de ternera o de buey.

El caso es que la tinta de calamar es un ingrediente con el que se elaboran muchos platos tradicionales del Mediterráneo, desde el arroz negro a los calamares en su tinta, también merecen mención la pasta italiana o el risotto con tinta de sepia o calamar, entre muchas otras elaboraciones culinarias. Lo cierto es que generalmente afea la estética de los platos, pero aporta un sabor particular, y para quienes nos gusta, excepcional. También en la cocina creativa es muy utilizada, por ejemplo cuando se quiere hacer una receta con ajo negro, como éste no aporta suficiente color, se suele incorporar tinta.

Muchas personas se preguntan si la tinta de calamar o de sepia hay que cocinarla, pues se dice que ésta es tóxica. Encontrar una respuesta contundente y veraz no es fácil, sólo hemos podido leer el comunicado de una empresa guipuzcoana que se dedica a procesar este ingrediente para ponerlo en el mercado, y que lo hizo, según leemos aquí, en respuesta a la afirmación de un cocinero televisivo que en 2012 dijo a su gran audiencia que la tinta de calamar es tóxica si no se hierve.

Tinta de calamar esterilizada

Pues bien, en principio esto es cuando se trata de la tinta que se extrae directamente de la bolsa que contiene el calamar o la sepia, pero no cuando se trata de la tinta del cefalópodo que podemos comprar en el supermercado, al menos la que produce esta empresa, quien también afirma observar la preocupación de los consumidores sobre la toxicidad y la necesidad de cocinar la tinta de calamar.

Resulta que esta tinta de sepia o calamar está procesada, además de ser proporcionada por proveedores homologados, la tinta se cocina antes de ser envasada, y se realizan análisis microbiológicos y físico-químicos periódicos con los que se garantiza la seguridad del producto. Así pues, concluyen que la tinta de sepia o calamar procesada (al menos la suya) no es venenosa ni tóxica, y una vez en la cocina de casa o del restaurante, se puede incluir en las recetas sin cocinarla, pues ya ha sido sometida a este proceso.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos, media: 3,62 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 3 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Cristina

    Muy interesante, como siempre, gracias. Tengo una pregunta, ¿habéis utilizado alguna vez la tinta de calamar para teñir repostería?

  • Hola Cristina, nos alegra que te haya resultado útil. Y no, no hemos utilizado la tinta de sepia o calamar para repostería, pues su sabor no es el más adecuado.

    Saludos!

  • Oscar Fleitas

    Quisiera aplicar en una masa para pizza, que de justamente ese color negro. Su sabor puede ser interesante para pizza?? Aguardo su respuesta. Gracias

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.