Exceso de azúcar en las conservas de verduras

Una investigación realizada por Foodwatch Holanda, concluye que hay que tener cuidado con el exceso de azúcar que tienen las conservas de verduras y otros alimentos vegetales, ya que en algunos casos su contenido es muy elevado. En el análisis realizado en 170 productos se verificó que un 46% contenían azúcares añadidos, por ello, se pide a los consumidores que independientemente del producto, lean las etiquetas alimentarias para conocer el contenido en azúcar añadido.

Latas de conserva con exceso de azúcar

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el azúcar está presente en un gran número de alimentos procesados, aunque se ha hablado principalmente de los refrescos y se han adoptado medidas como el impuesto del azúcar para intentar reducir su consumo, nuestra ingesta diaria de este ingrediente seguirá siendo elevada, sobre todo porque está presente en muchos otros productos, y en cierto modo, oculto a los ojos de muchos consumidores.

Cereales de desayuno, galletas, refrescos, batidos, pastelitos, bollos, crema de cacao y avellana, diferentes comidas preparadas incluidas las saladas, desde los tarritos de papilla a los snacks, las salsas e incluso las conservas de verduras, entre otros alimentos de origen vegetal, llevan azúcares añadidos. Sobre este último grupo de alimentos, la asociación de consumidores Foodwatch Holanda advierte que tienen exceso de azúcar. Según un análisis realizado, un 46% de estos alimentos enlatados contienen azúcar añadido, y en ocasiones en cantidades que resultan excesivas, por lo que difícilmente se pueden cumplir las recomendaciones de la OMS sobre la ingesta diaria máxima de azúcar.

Foodwatch Holanda advierte que hay que tener cuidado con el exceso de azúcar en las conservas de verduras y alimentos vegetales procesados, en la investigación realizada se analizaron un total de 170 latas y botes de conserva de verduras, guisantes, zanahorias, maíz, col lombarda, espárragos, coles de Bruselas, remolachas, etc., de marcas presentes en cuatro supermercados. De su análisis se desprende que incluso en los productos supuestamente ecológicos, el azúcar tenía una notable presencia. Se puede pensar que el hecho de que se trate de verduras y productos considerados más saludables, haga que los consumidores se fijen menos en las etiquetas, de ahí que Foodwatch recomiende leer la lista de ingredientes de todos los productos para elegir aquellos que no contengan azúcares añadidos.

Buena parte de la industria alimentaria añade azúcar a todo lo que se le pueda añadir, de ahí la preferencia generalizada por el sabor dulce, son demasiados años comiendo este tipo de alimentos y el paladar se ha habituado a sabores dulces que se perciben como algo normal. A la hora de elegir conservas y tarros de verduras, hay que asegurarse de que no tienen azúcares añadidos, y también controlar la sal que contienen, ya que como sabemos, es otro de los ingredientes que la industria alimentaria utiliza habitualmente y en cantidades considerables.

Si pensamos que los productos ecológicos enlatados escapan de este problema estamos en un error, según el análisis realizado, 6 de cada 11 productos analizados contenían azúcares añadidos, sea caña de azúcar o miel, o utilizando otros nombres confusos para los consumidores. Incluso en productos que de por sí ya son dulces, como por ejemplo las remolachas, las zanahorias o los guisantes, añaden azúcares. Los 170 productos analizados fueron adquiridos en las cadenas de supermercados Albert Heijn, Jumbo, Lidl y Aldi, según el análisis, la col roja es uno de los alimentos enlatados con más contenido en azúcar, 10 gramos por cada 100 gramos de producto. Por otro lado, no se detectaron azúcares añadidos en productos como las judías verdes, la col rizada, las espinacas, los espárragos o los champiñones (pero los hay, y en nuestro mercado, podéis comprobarlo en vuestra próxima visita a un supermercado).

Merece la pena recordar que hace unos meses, esta asociación analizó el contenido en azúcar de las salsas barbacoa comerciales, los resultados obtenidos evidenciaron que este tipo de productos contenían un elevado nivel de azúcar, hasta el punto de que podía dar la impresión de que los alimentos cárnicos eran en realidad sazonados con azúcar. En esta ocasión también se analizaron las salsas procedentes de los supermercados antes citados, en algunos casos se llegó a detectar hasta 48’2 gramos (unos 12 terrones) en una salsa, el promedio de las 42 salsas analizadas fue de 30 gramos (unos siete terrones) por cada 100 mililitros de producto.

Las conclusiones obtenidas de esta investigación se pueden trasladar al mercado español, aunque hay que tener en cuenta que la industria alimentaria varía el contenido de azúcar y sal de sus productos según el país en el que se comercializan, por lo que los resultados obtenidos en el análisis de Foodwatch Holanda podrían variar con respecto a los que se realizasen en nuestro país. En cualquier caso, aprovechamos para recomendaros que leáis las etiquetas de las conservas de maíz, espárragos, pimientos del piquillo, etc., no es fácil, pero podréis encontrarlas sin azúcares añadidos en algunos hipermercados.

Noo estaría mal que las asociaciones de consumidores de España abordaran estos temas y los dieran a conocer de forma reiterada, de este modo podrían ayudar a concienciar a la población sobre la necesidad de leer las etiquetas alimentarias para comprobar y conocer qué verduras enlatadas y alimentos en general, contienen azúcares añadidos, entre otra información de interés a la hora de llenar la cesta de la compra.

Podéis conocer más detalles sobre la investigación realizada por Foodwatch Holanda a través de este artículo en su página web.

Foto | MacMANU

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 4
Loading ... Loading ...