Las patatas pueden crecer sin problemas en el planeta Marte

Se han dado a conocer los resultados preliminares del estudio que lleva a cabo el Centro Internacional de la Patata (CIP), la NASA y expertos de la UTEC, sobre la posibilidad de cultivar patatas en el planeta Marte. Los resultados muestran que las plantas de patatas pueden crecer sin problemas en el planeta rojo, a pesar de las condiciones del suelo y del clima.

Cultivo de patatas en Marte

Hace un par de años os hablábamos de un proyecto llevado a cabo por el Centro Internacional de la Patata (CIP), la NASA y expertos de la UTEC (Universidad de Ingeniería y Tecnología) de Lima (Perú), para la construcción de un espacio que recreara la composición del suelo y las condiciones atmosféricas de Marte. Su cometido era comprobar si era viable cultivar patatas en este planeta que murió, según las investigaciones, hace más de 2.000 millones de años.

Pues bien, se han dado a conocer unos resultados preliminares en los que se concluye que las patatas pueden crecer sin problemas en el planeta Marte, es decir, si en un futuro se logra colonizar el planeta y se establece en él una base, se podrán cultivar patatas a pesar de las condiciones del suelo y del clima, siendo una fuente de alimento de gran importancia y muy valiosa. Este trabajo de investigación tenía también la finalidad de demostrar que las patatas pueden crecer en ambientes inhóspitos de nuestro planeta, así como la gran capacidad de adaptación y recuperación que tiene este alimento.

La prueba de cultivo en un ambiente marciano se inició el 14 de febrero del año pasado, se plantaron patatas en un CubeSat, una especie de cubo similar al empleado para investigación espacial, pero con variaciones para adaptarse al experimento, este contenedor fue construido por ingenieros del UTEC en base a los diseños y consejos proporcionados por la NASA. En el contenedor hermético se recrean las condiciones del planeta Marte, se reproduce la presión del aire, la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono, la temperatura diurna y nocturna, y se suministra al cultivo agua rica en nutrientes.

La tierra empleada procede del Desierto Pampas de La Joya (perteneciente al gran desierto de Atacama), en el que durante años se analizó y estudió el suelo demostrando que era un suelo análogo al del denominado planeta rojo. Unos sensores se encargan de monitorear y registrar todas las condiciones, por otro lado, cámaras de vídeo graban en todo momento el CubeSat a fin de poder registrar el desarrollo y crecimiento de la planta, todo esto lo podéis ver en el vídeo que os dejamos a continuación.

Hay que decir que en anteriores investigaciones y en condiciones ambientales de la Tierra, se demostró que en este suelo desértico las patatas podían crecer, pero evidentemente utilizando fertilizantes. Lo que se necesitaba era recrear las condiciones atmosféricas de Marte, y a juzgar por los resultados, no afectan de forma negativa a la planta, confirmando así lo que explicaban los investigadores, que los niveles de dióxido de carbono presentes en Marte deberían beneficiar el cultivo, aumentando el rendimiento de la planta hasta en cuatro veces.

Tras los resultados obtenidos, los expertos llegan a la conclusión de que las futuras misiones a Marte deberán preparar el suelo marciano y añadir nutrientes que permitan que las plantas de patatas puedan obtener lo necesario para desarrollarse. Los investigadores explican que ha sido una grata sorpresa ver cómo las plantas han crecido tolerando el estrés abiótico, como por ejemplo la sequía o las deficiencias nutricionales. Hay que tener en cuenta que la susceptibilidad o tolerancia a este tipo de estrés es un fenómeno complejo, ya que se produce en diferentes estados del desarrollo de la planta y además pueden concurrir otros tipos de estrés de forma simultánea.

El trabajo que realiza el Centro Internacional de la Patata es de suma importancia, su programa de mejoramiento permite crear diferentes variedades que se adaptan a todo tipo de condiciones. Se puede citar, por ejemplo, las que son muy tolerantes a la salinidad del suelo, por lo que pueden ser cultivadas en zonas costeras con una alta salinidad en la tierra. Los cierto es que estos estudios demuestran que la patata es un gran alimento que puede cultivarse en los ambientes más inhóspitos, esquivando el cambio climático gracias a su capacidad de adaptación, contribuyendo en las próximas décadas a alimentar a la población del planeta.

No hay que olvidar el trabajo de investigación que lleva a cabo el botánico y ecologista Wieger Wamelink, recordemos que sus investigaciones preliminares apuntaban que en el suelo de la Luna o Marte se podrán cultivar cuatro variedades de alimentos, rábanos, tomates, guisantes y centeno. En este sentido os recordamos que desde hace tiempo está en marcha una campaña de crowdfunding para financiar una investigación que tiene como cometido examinar si estos alimentos que se pueden producir en el suelo de la Luna o Marte, cumplen con los requisitos establecidos por la NVWA y la FDA sobre el contenido y niveles máximos de metales pesados, tema que no se analizó en la primera investigación. De momento no sabemos nada más de esta investigación, pero posiblemente pronto se den a conocer resultados preliminares.

Podéis conocer más detalles de la noticia y de los trabajos de investigación que se llevan a cabo sobre la patata a través de la página oficial del CIP.

Foto | Global Crop Diversity Trust

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 3
Loading ... Loading ...