Gastronomía & Cía Opciones

Truco para cerrar envases con una pajita

Una pajita o cañita sirve para beber, pero también puede resultar un recurso útil para hacer un protector de cuchillos, para quitar el rabito de las fresas, para deshuesar cerezas y, entre otras cosas, para cerrar ciertos envases con tapa de papel o similar, como el envase del yogur, del queso fresco, etc. Este truco puede ser útil en casa o cuando estáis en el camping o en vuestro destino vacacional.

Truco de cocina

Las pajitas, cañitas o pitillos para beber tienen algunos usos más del suyo propio, hablamos de las clásicas pajitas de plástico desechables, que no estaría de más que desaparecieran o, al menos, que una buena parte de ellas fueran sustituidas por las pajitas de acero inoxidable. Pero este no es el tema en esta ocasión, lo que queremos mostraros es un truco para cerrar algunos envases como el del yogur, el queso fresco o similares, con ayuda de una simple pajita.

Puede resultar un recurso útil en muchos casos, por ejemplo, el niño pide un yogur para comer de postre o en la merienda, pero no se lo termina. Se puede optar por distintos sistemas para guardar el yogur que no se ha comido para dárselo en otro momento, pasarlo a una pequeña fiambrera o taparlo con papel de aluminio o film transparente pueden ser los recursos más utilizados. Pero ¿qué os parece este truco para cerrar envases con una pajita?

No hace falta utilizar una pajita cada vez que necesitemos cerrar temporalmente un envase de yogur u otro similar, este recurso es reutilizable, y quizá es más práctico que el mencionado film o papel de aluminio. Este truco se puede hacer tanto con las pajitas rectas como con las flexibles, aunque el ejemplo de cómo cerrar un yogur con una cañita lo podéis ver con la parte flexible de este elemento, las partes rectas del envase se pueden cerrar con la parte recta de la pajita.

Truco de cocina

Seguramente sobran las explicaciones, pero por si no queda claro con las fotos, para poder hacer un cierre con la pajita simplemente hay que cortar el trozo que sea necesario (flexible o recto, o incluso los dos si la tapa está muy o totalmente abierta) y a continuación, realizar un corte longitudinal para poder colocarlo a modo de pinza.

Ya lo veis, es un truco de cocina sencillo pero que esperamos que os pueda resultar útil (igual que el de hacer un protector para el cuchillo de urgencia) si no en casa, quizá cuando os encontréis de vacaciones en el camping o en un apartamento en el que no tenéis todos los recursos de los que normalmente disponéis en casa. Y si tenéis alguna otra idea que añadir, ya sabéis que siempre son bien recibidas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.