Calidad de la carne picada que se comercializa según la OCU

La OCU ha reevaluado algunas de las muestras de carne picada y preparado de carne picada en bandeja que analizó hace un par de años. Según las conclusiones, se ha mejorado un poco, pero aún queda bastante hasta alcanzar una calidad óptima a un precio razonable. También aprovecha para volver a solicitar la limitación en el uso de aditivos y la mejora del etiquetado.

Carne picada

En el año 2015 la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) dio a conocer los resultados de un análisis realizado a 22 muestras de carne picada y preparado de carne picada en bandeja (burger meat) procedentes de diferentes supermercados e hipermercados. Y ahora ha repetido el análisis para saber si se han producido cambios en relación a las muestran que se analizaron hace un par de años.

A partir de los resultados obtenidos en la reevaluación para determinar la calidad de la carne picada que se comercializa, la OCU ha señalado cuáles son las mejores y peores muestras que los consumidores pueden encontrar en el mercado. Se realiza una diferenciación entre las muestras que se comercializan como carne picada (carne 100%), y las muestras que se comercializan como burger meat, es decir, una mezcla de carne con aditivos y otros ingredientes vegetales que pueden llegar a representar un 30% del contenido de la bandeja.

En esta ocasión se han analizado 11 bandejas, se trata de una pequeña muestra teniendo en cuenta la cantidad de marcas que se pueden encontrar en las distintas superficies de venta de productos alimenticios. Sólo se han analizado dos muestras de carne picada 100%, el resto son preparados burger meat. Se trata de una selección de los productos que se analizaron en el año 2015, por lo que se podría hablar de una reevaluación, como hemos comentado anteriormente. Según los resultados, se ha producido una mejoría con respecto a los resultados de hace dos años, pero sólo tres productos han obtenido una calificación de buena calidad, el resto ha obtenido una valoración media.

Los tres productos que han tenido la mejor valoración son la carne picada añojo de primera de El Corte Inglés, la carne picada de vacuno para freír Campo y Corral de Aldi (estas dos son carne picada 100%), y el Preparado de carne picada añojo Tradivac. Las dos primeras referencias obtuvieron una puntuación de 83 sobre 100, la tercera una calificación de 81 sobre 100. El resto de muestras obtuvieron una puntuación que dista bastante de las tres clasificadas como las mejores.

Las peores valoradas fueron ROLER Preparado carne de vacuno con una puntuación de 50, el preparado ALIPENDE de Ahorramás con 51 puntos y el preparado Rústico de Lidl con 55 puntos. Sobre los precios, hay que decir que llaman la atención las variaciones existentes, por ejemplo, los dos preparados de carne peor valorados son más caros que el preparado TRADIVAC que ha sido el mejor valorado en este segmento. Pero además del precio, hay que destacar las variaciones en el porcentaje de carne declarada, las dos peores tienen declarado un porcentaje de 82 y 89 respectivamente, mientras que el preparado TRADIVAC alcanza el 96% de carne declarada.

Lo mismo ocurre con las dos marcas de carne picada 100%, se declara un 100% de porcentaje de carne, algo lógico, pero el precio de la muestra de El Corte Inglés es de 12’90 euros por kilo, mientras que la de Aldi es considerablemente más económica, 5’98 euros por kilo. Bajo estas líneas podéis ver la tabla con las muestras analizadas, en la que se incluye información del precio, su categoría, el porcentaje de carne declarado y la calificación obtenida.

Calidad de la carne picada

La OCU ha analizado la calidad de la carne en base a aspectos como el porcentaje de grasa, óptimo si no supera el 10%, y la relación colágeno/proteína, si la proporción de colágeno es elevada delata que en el producto se han utilizado partes de menor calidad, como los cartílagos y tendones. Se ha analizado la higiene, es decir, si estaban presentes en el producto bacterias patógenas, el etiquetado para determinar si la información se corresponde con el contenido del envase y si se trata de una información clara que no induce a error o por el contrario se trata de un etiquetado trampa.

Finalmente, la OCU ofrece una serie de recomendaciones de las que ya hemos hablado en otras ocasiones, comprar la carne en una carnicería y que se pique en el momento, conservarla en la nevera a una temperatura baja y cocinarla antes de 48 horas, si queremos realizar un preparado para hamburguesas, añadir nosotros los ingredientes como el pan rallado, las especias, el huevo, las verduras, etc. En el caso de optar por comprar una bandeja de carne picada o un preparado burger meat, leer las etiquetas de los productos y extremar las precauciones en la conservación, manipulación y cocción para evitar toxiinfecciones alimentarias.

Según el análisis, se ha progresado en los dos últimos años, pero aún queda camino para alcanzar una calidad óptima a un precio razonable. La Organización de Consumidores y Usuarios vuelve a solicitar la limitación en el uso de aditivos como sulfitos y colorantes y que se realice un mayor esfuerzo por mejorar el etiquetado de los productos, evitando la letra pequeña y eliminando aquellas menciones que inducen a error y que se enmarcan en la categoría de etiquetas trampa.

A continuación podéis ver el gráfico detallado del análisis realizado por la OCU, y después podéis ver un vídeo en el que explican cómo se ha realizado el análisis. Para conocer más detalles sobre el estudio os recomendamos acceder a la página oficial de la organización.

Análisis de la carne Picada

Haz clic para ampliar

Foto | Helen Penjam

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 4
Loading ... Loading ...