Rallador y contenedor de queso

Para rallar y conservar queso rallado listo para usar en la cocina o para servir en la mesa, hay utensilios prácticos como el rallador y contenedor de Joie. Es pequeño, manejable y con un diseño sencillo pero moderno. Aquí podéis conocer más características de este pequeño accesorio que también se puede utilizar para rallar otros alimentos.

Accesorio de cocina

Hemos visto diversos modelos de ralladores que, además, se comportan como contenedor para poder conservar los ingredientes que se han rallado, e incluso para utilizarlos como dispensador. Uno de los últimos que os mostramos y que nos encanta es el tarro rallador de queso que podéis recordar aquí, también hay otros más completos como el rallador Prism, que cuenta con cuatro cuchillas distintas. Podéis ver más modelos en el blog, pero antes queremos que veáis el rallador y contenedor de queso de Joie que nos parece muy manejable.

Y es que a veces esta es una de las características que más se buscan, que un utensilio de cocina sea, además de útil, práctico por su manejabilidad, por ocupar poco espacio, porque por su tamaño también permite preparar poca cantidad de alimentos, etc. Joie además siempre presenta utensilios con diseños sencillos y modernos, son bastante básicos y originales, aunque como hemos comentado, ralladores y contenedores de queso hay ya muchos modelos en el mercado.

De este accesorio destaca también su manejabilidad y agradable tacto por sus formas redondeadas, está fabricado en plástico resistente apto para uso alimentario y libre de bisfenola A, además de acero inoxidable en las cuchillas. Se compone de tres piezas, el recipiente o contenedor, el rallador que encaja con el recipiente, y la tapa del rallador que protege las cuchillas (y las manos del usuario), además de favorecer la conservación del queso que está rallado y listo para servir o para guardar en el frigorífico.

Dispensador de queso

El lateral de la tapa con rallador cuenta con cuatro orificios que actúan como dispensador del queso rallado, y dado su diseño, puede usarse tanto en la cocina como en la mesa. No es necesario quitar la tapa para espolvorear el queso rallado, simplemente hay que girarla para colocar frente a los agujeros la obertura que permitirá la salida del producto lácteo. Merece la pena destacar que servir el queso rallado así puede resultar más higiénico que en un platillo o cuenco en el que el queso está en contacto con el aire, lo que además favorece la pérdida de calidad (si no se gasta todo).

En fin, es un utensilio muy sencillo, y además económico, pues se puede adquirir por menos de 6 euros en las tiendas de menaje de cocina que trabajan con la marca. Si no conocéis ninguna, podéis verlo en tiendas online como esta (que también es tienda física), donde lo venden por 5’90 euros. Por cierto, este rallador también puede utilizarse con otros alimentos o ingredientes, por ejemplo piel de limón, frutos secos tiernos… Además, con el mismo diseño pero otro con tipo de cuchilla Joie dispone en su catálogo de un rallador específico para chocolate, abos son muy fáciles de usar y de limpiar, pues se pueden desmontar fácilmente e introducirlos en el lavavajillas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...