El truco del palillo para evitar que se seque una fruta o una hortaliza

Os traemos un truco para evitar que las hortalizas cortadas se sequen, por ejemplo, un pepino, un calabacín… para ello sólo es necesario un palillo. De acuerdo que hay tapas de silicona adaptables que cumplen con dicho objetivo, pero si no se dispone de ellas y envolver con film de cocina o papel de aluminio os parece un enorme gasto y perjuicio para el medioambiente, podéis recurrir al truco del palillo.

Truco para retrasar que las hortalizas cortadas se sequen

Hace unas semanas compartíamos con vosotros un truco muy sencillo, pero a la vez muy práctico para evitar que un limón empezado se seque, para lo que únicamente hace falta un palillo. Si no lo recordáis o no lo visteis, os recomendamos que no os lo perdáis accediendo a él a través de este enlace. Hoy lo volvemos a mencionar porque con el mismo sistema se puede evitar que se sequen otros alimentos, de hecho, ya podéis ver uno de ellos en la fotografía que ilustra una de estas líneas.

Si sois consumidores del denominado pepino holandés, que como sabéis es bastante largo, es posible que cada pieza os dé para comer tres o cuatro veces (todo depende de para cuántas personas cocines). Por lo tanto, una vez que cortas el trozo que vas a consumir, el resto hay que guardarlo, pero antes hay que tapar la parte cortada del pepino para que no se reseque, por ejemplo, con film transparente, con papel de aluminio o con una de las tapas de silicona que se han diseñado para tal efecto.

Pero la mayoría recurre al papel de aluminio, al film o a algo similar, y lo cierto es que no es un buen remedio, porque después se mete el pepino en el cajón de las hortalizas del frigorífico, y al cabo de uno o dos días, con la manipulación de los alimentos que hay en el cajón, el envoltorio se ha caído (a no ser que además se fije con una goma elástica).

Pues bien, el truco del palillo para evitar que se seque una fruta o una hortaliza también es válido para el pepino, ya veis que basta con cortar la punta de la hortaliza y reservarla, después cortar la cantidad de pepino necesaria para la ensalada o la receta que se vaya a hacer, y finalmente se coloca la punta del pepino tapando el corte y se fija pinchándola con un palillo.

Tomad buena nota de esta idea porque también se puede utilizar con otras hortalizas y con ciertas frutas, como el calabacín, la berenjena, la piña… o incluso con la cebolla. Seguro que se os ocurren otros alimentos con los que este sencillo truco resultará útil, consiguiendo retrasar o evitar que se sequen, al menos hasta su próximo consumo. Unos alimentos darán más margen que otros, por ejemplo los cítricos, pero vosotros probadlo y ya nos comentaréis cómo os funciona.

Foto | Pinterest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 5
Loading ... Loading ...