La carne de cerdo cruda o poco cocinada, principal causa de infección de hepatitis E en la UE

Según el panel de expertos sobre riesgos biológicos (BIOHAZ) de la EFSA, hay que evitar el consumo de carne de cerdo cruda o poco cocinada, especialmente hígado de cerdo y productos alimentarios procesados que contienen este tipo de carne, a fin de reducir el riesgo de sufrir una infección por hepatitis E.

Carne de cerdo

Según un estudio realizado por expertos de la EFSA (Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea) sobre riesgos biológicos, el consumo de carne de cerdo cruda o poco cocinada es la principal causa de infección de hepatitis E en la Unión Europea. Aunque el número de casos contabilizados por esta enfermedad asciende a algo más de 21.000 en los últimos 10 años, parece ser que el aumento de casos se ha multiplicado por 10 en este periodo, algo que preocupa a los investigadores.

La hepatitis E es una enfermedad del hígado que causa el virus de la hepatitis E (VHE) y que se transmite por vía fecal-oral mediante alimentos y bebidas contaminadas. Anteriormente se consideraba que la principal fuente de la enfermedad era beber agua contaminada, sobre todo al viajar fuera de Europa, siendo los países de Asia oriental y meridional los de mayor riesgo para contraer la enfermedad, pero ahora se sabe que la principal fuente de transmisión en suelo comunitario son los alimentos y especialmente los que contienen carne de cerdo.

La EFSA comenta que los cerdos domésticos son los principales portadores de la hepatitis E en la UE, los jabalíes también pueden portar el virus, aunque la carne de estos animales se consume mucho menos que la carne de cerdo doméstico. Hay que decir que existen cuatro genotipos del virus que causan la enfermedad, el 1 y el 2 se encuentran exclusivamente en el ser humano, el 3 y el 4 están presentes en animales como el cerdo y el jabalí, siendo portadores pero sin que les afecte. Según la OMS, ocasionalmente podían infectar a los seres humanos, aunque según las conclusiones de la EFSA, no es tan ocasional como parece.

Los investigadores explican que el 80% de los casos contabilizados se detectaron en Francia, Alemania y Reino Unido, pero teniendo en cuenta que no es obligatorio en todos los Estados miembros notificar la presencia de esta infección en seres humanos, y que el grado de vigilancia difiere entre países, es probable que el número real de casos sea mayor.

Enfermedades alimentarias

Por esta razón, el panel de expertos sobre riesgos biológicos (BIOHAZ) recomienda que los Estados miembros de la UE lleven a cabo campañas de concienciación sobre los riesgos para la salud pública que implica el hecho de comer carne de cerdo cruda o poco cocinada, siendo el principal consejo cocinar correctamente este tipo de carne. Además aconsejan que se desarrollen métodos eficaces para la detección del virus en los alimentos, hay que destacar que la eliminación del virus se suele resolver en un periodo de seis semanas, pero en ocasiones es causante de la denominada hepatitis fulminante, cuyas consecuencias tienen un desenlace fatal causando la muerte por insuficiencia hepática aguda.

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), responsable de analizar e interpretar los datos de los países de la UE sobre 52 enfermedades y afecciones contagiosas, proporcionar asesoramiento científico o ayudar a los países a preparase contra los brotes de distintas enfermedades, entre otros, ha publicado este informe sobre la hepatitis E en seres humanos, en el que se evalúan los métodos de ensayo, diagnóstico, seguimiento y análisis de los datos epidemiológicos disponibles.

También merece la pena leer esta investigación presentada por los expertos de la EFSA sobre los riesgos para la salud pública asociados al virus de la hepatitis E (HEV) como patógeno transmitido por los alimentos. En ella encontraréis información de interés relacionada con la enfermedad, así como las conclusiones y recomendaciones sobre las pautas de actuación que han de seguir los países de la Unión Europea.

Para limitar riesgos, es necesario evitar consumir carne de cerdo cruda o poco cocinada, apuntando especialmente un mayor riesgo por el consumo de hígado de cerdo contaminado y productos procesados que contienen este tipo de carne.

Foto 1 | Stuart Webster
Foto 2 | stu_spivack

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...