Sébastien Bras renuncia a las estrellas Michelin

En un vídeo publicado en la página de Facebook del Restaurante Le Suquet, el chef francés Sébastien Bras ha anunciado que renuncia a las tres estrellas Michelin con las que estaba distinguido su establecimiento, por lo que ha comunicado a la guía Michelin que no lo incluya en su selección. El principal motivo argumentado para esta decisión es la enorme presión ejercida por las estrellas, algo que seguramente le ha pasado factura en muchos aspectos personales y profesionales de su vida.

Restaurante Le Suquet en Laguiole

Michel y Sébastien Bras son un icono de la gastronomía francesa, ambos han sido los responsables de la cocina del Restaurante Le Suquet en Laguiole (Francia), actualmente reconocido por la Guía Michelin con tres estrellas. Ya hace algunos años que Sébastien Bras tomó las riendas del restaurante y ha brillado tanto como lo ha hecho su padre. Pues bien, el caso es que hoy conocemos una noticia que seguramente sorprenderá a críticos y amantes de la gastronomía, en la página de Facebook del restaurante y a través de un vídeo, Sébastien Bras ha anunciado que ha decidido renunciar a las estrellas Michelin, una decisión que ha tomado de común acuerdo con su familia.

Sébastien Bras renuncia a las estrellas Michelin y anuncia el inicio de una nueva etapa en su vida profesional sin contar con el reconocimiento de la guía roja, por ello ha comunicado a los responsables de Michelin que no lo incluyan en la Guía Michelin Francia 2018. El chef explica en su comunicado que seguirá trabajando en lo que más le apasiona, la cocina, y siempre buscando la excelencia gastronómica para satisfacer y sorprender a sus clientes.

En el vídeo comenta que con 46 años de edad, quiere dar un nuevo sentido a su vida profesional y su vida en general, quiere redefinir lo que es esencial y continuar con una profesión que ama. Comenta que hace 20 años, junto a su esposa y sus padres llevaron a cabo la apertura del Restaurante Le Suquet (anteriormente tenía otro nombre), hace unos 10 años tomó las riendas del negocio familiar, siendo un gran desafío y fuente de muchas alegrías gracias a todos los cambios que llevó a cabo.

Cierto es que ha recibido muchas satisfacciones, pero comenta que ha estado sometido a una enorme presión debido a la distinción con las tres estrellas Michelin que obtuvo en el año 1999. El cocinero manifiesta su intención de querer ser libre junto con su esposa para continuar como hasta ahora, pero sin la presión y el estrés al que han estado sometidos, quiere que en su casa se respire cocina, hospitalidad y un trato servicial, que son la expresión de su estado de ánimo y de su territorio, algo que podrá ofrecer mucho mejor sin el peso de las estrellas.

En el vídeo Sébastien Bras explica que ha pedido a Michelin no ser incluido en la guía y que agradece profundamente la relación que ha tenido con esta publicación. Pero ahora es el momento de cerrar un capítulo de la historia del restaurante y salir de esta “competición” siguiendo la línea que le ha definido hasta ahora, alcanzar la excelencia gastronómica pero con un ambiente libre de la presión marcada durante años por la responsabilidad de las estrellas. El chef comenta que tiene varios proyectos para continuar en su camino, concluye despidiéndose y esperando a todo aquel que quiera visitar Le Suquet y disfrutar de la cocina que ofrece, sea de día o en una noche con un cielo maravillosamente estrellado.

A lo largo de los años hemos conocido otros cocineros franceses y de distintos países que han decidido abandonar las estrellas, en la mayoría de casos los motivos argumentados son el enorme esfuerzo de tiempo y dinero que conlleva conservar las estrellas, algo que, en ocasiones, y a pesar de la popularidad de la distinción, han asegurado que no resulta rentable y no compensa todo el sacrificio que se realiza. Se pueden nombrar como ejemplo a Michel Kagennar, Marc Veyrat, Gualtiero Marchesi, Joan Borràs, Alain Senderens, Jean-Paul Lacombe, etc.

Es innegable que las estrellas son un prestigioso galardón para muchos cocineros, pero parece que el nivel de exigencia de la guía es cada vez mayor, se puede llegar a pensar que los inspectores se han olvidado de que comer en un restaurante y disfrutar de este hecho es lo primordial, muchas otras cuestiones que son analizadas por ellos no son un impedimento para que los comensales puedan “sentirse bendecidos” con la comida y el servicio que se les ofrezca. En fin, un icono de la gastronomía francesa abandona la guía roja, pero no la cocina, seguramente su fama y su buen hacer, permitirán que su restaurante pueda seguir recibiendo un aluvión de comensales deseosos de disfrutar de la cocina que ofrece Sébastien Bras junto a su equipo.

A través de este enlace a su página de Facebook podréis conocer más detalles sobre el comunicado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 4
Loading ... Loading ...