Gastronomía & Cía Opciones
 

Receta de salsa de tahini y cúrcuma

La salsa de tahini y cúrcuma es una buena propuesta para aderezar nuestros platos aportando un delicioso sabor y además diversos nutrientes. Es una salsa que gracias a la pasta de semillas de sésamo y al aceite de oliva virgen extra, aporta grasas saludables, pero sin excesos. Toma nota de esta receta de salsa para tus platos vegetarianos, para ensaladas de vegetales crudos o cocinados, para las legumbres, para el falafel…

salsa de tahini y cúrcuma

Para acompañar unas verduras asadas, una ensalada de vegetales crudos o cocinados, una ensalada de legumbres, unos falafels, unas brochetas de tofu a la parrilla y muchos otros platos deliciosos, como el que hoy nos hemos preparado para comer, una ensalada templada de kale, garbanzos y tofu, podéis hacer una sencilla pero deliciosa salsa de tahini y cúrcuma cuya receta compartimos con vosotros a continuación.

Esta salsa ofrece un sabor muy particular, por lo que es capaz de cambiar totalmente un plato. Hay que decir que, además de ser una salsa muy fácil y rápida de hacer, es nutritiva y saludable, y añadir también que es una salsa fría, pero se puede templar para servirla en platos que sean calientes para que no haya diferencia de temperatura y no baje la temperatura de la comida, importante para quienes les gusta comer caliente. Tomad nota de la receta de salsa de tahini y cúrcuma, os sorprenderá y os permitirá disfrutar de muchos platos ‘nuevos’.

Ingredientes

  • 50 gramos de tahini
  • 20 gramos de zumo de limón natural
  • 20 gramos de Coconut Aminos
  • 50 gramos de yogur griego
  • 10 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 1 c/c de ajo en polvo
  • ½ c/c de jengibre en polvo
  • ½ c/c de pimienta negra recién molida
  • 2 c/c de cúrcuma
  • 10-20 gramos de agua (si precisa).

Elaboración

Pon en un bol o en un vaso apropiado para hacer salsas, el tahini o pasta de sésamo. Añade el zumo de limón recién exprimido, a continuación el aderezo Coconut Aminos (en su defecto, se puede añadir agua), el yogur griego y el aceite de oliva virgen extra.

Bate bien para que se integren todos los ingredientes y empezar a valorar la textura o densidad de la salsa, ésta se puede variar añadiendo un poco más de agua o poniendo menos cantidad. En caso de no utilizar Aminos, se puede añadir una pizca de sal.

Añade a la salsa el ajo en polvo, el jengibre en polvo, la pimienta negra recién molida y la cúrcuma. Vuelve a mezclar hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y prueba para rectificar si fuera necesario. Si se desea un poco más picante se puede poner más jengibre, o pimienta, o incluso guindilla en polvo.

Si se quiere más suave se puede añadir un poco más yogur, pues al principio puede sorprender el sabor de la salsa, si se quiere potenciar el sabor del aceite de oliva virgen extra se puede añadir un poco más, o quizá se prefiere un toque cítrico más pronunciado con un poco más de zumo de limón. En definitiva, es un aderezo muy particular que se puede adaptar a todos los paladares.

Acabado y presentación

La salsa de tahini y cúrcuma se puede pasar a un tarro con tapa hermética y guardarlo en el frigorífico hasta el momento de servir. Con la cantidad que sale se tiene salsa para varias comidas. ¡Buen provecho!

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.