El consumo de leche de vaca se reduce significativamente en Estados Unidos

Según un informe elaborado por Packaged Facts sobre las tendencias de consumo de leche y bebidas vegetales en Estados Unidos, cada vez más consumidores dejan de tomar leche y optan por las bebidas de origen vegetal. Mientras que el consumo de leche se ha reducido en casi un 22% en los últimos 15 años, las bebidas vegetales han experimentado un crecimiento de tres dígitos y parece que seguirá creciendo a muy buen ritmo.

Leche de vaca

Hoy conocemos un informe elaborado por Packaged Facts, una compañía especializada en estudios de mercado en el sector de las bebidas y la alimentación, en el que se concluye que en Estados Unidos el consumo de leche de vaca se reduce significativamente, según los datos, desde el año 2000 y hasta el año 2016 el consumo per cápita anual se redujo un 22%, pasando de 197 libras (89’3 kilos) a 154 libras (69’8), siendo la leche descremada la que más ha sufrido la caída.

Esto no es una novedad, recordemos que el año pasado ya hablábamos sobre esta cuestión destacando que los estadounidenses estaban sustituyendo la leche de vaca por bebidas vegetales como la “leche” de almendra. Esta investigación es más detallada y apunta que se ha cambiado la leche por las aguas aromatizadas, el café listo para tomar y sobre todo por las bebidas alternativas basadas en plantas en general, siendo estas un factor clave en el descenso del consumo.

Algunos consumidores eligen este tipo de bebidas por la convicción de que son más saludables que la leche, convicción que para los productores lácteos y algunos nutricionistas es un grave error. Según el estudio, mayoritariamente los consumidores que no toman leche argumentan varias razones, como que no les gusta su sabor, que tienen alergia a la leche o intolerancia a la lactosa, que están preocupados por el contenido en antibióticos u hormonas, por su contenido en grasa y por la salubridad de la leche en general.

Cierto es que la dieta vegetariana es tendencia en la actualidad, algo que ya se identificó en el informe elaborado por Mintel el año pasado sobre las tendencias globales del sector de la alimentación y las bebidas pero, según Packaged Facts, no ha habido un aumento significativo del porcentaje de la población de consumidores que se declaran veganos o vegetarianos, que actualmente se establece en un 15%. Sin embargo, cada vez más consumidores que tienen un enfoque flexitariano en su dieta, están probando estos alimentos y bebidas basadas en productos vegetales. Recordemos que el flexitarianismo es básicamente disfrutar de una alimentación vegetariana pero de un modo más flexible, es decir, consumiendo principalmente alimentos de origen vegetal, pero incluyendo alimentos de origen animal como carne y pescado en algunas ocasiones.

Quizá también se deberían incluir quienes siguen el movimiento reducetariano, muy similar al flexitarianismo, ya que reducen gradualmente el consumo de carne con respecto a la propia dieta, explicación que en su momento consideramos rebuscada porque da la impresión de que se haya querido diferenciar para la creación de este movimiento. En todo caso, posiblemente este segmento también tenga su peso en la reducción del consumo de leche.

Leches vegetales

La industria láctea ya ha llevado a cabo iniciativas con el fin de detener la reducción del consumo de leche, por ejemplo, intentar que los alimentos y bebidas vegetales no puedan utilizar términos lácteos, o destacar de modo agresivo las deficiencias nutricionales que tienen, así como la lista de ingredientes de estas bebidas, donde hay una gran cantidad de elementos como emulsionantes, estabilizantes, etc. En este sentido, merece la pena recordar que el director de Packaged Facts, comentaba hace unos meses que la industria láctea debería centrarse en la innovación y en el desarrollo de productos que satisfagan las necesidades y exigencias de los consumidores, dejando de vigilar a la industria de las bebidas vegetales y tratando de litigar continuamente para que no utilicen los términos lácteos.

Se podría decir que este informe guarda mucha relación con lo declarado anteriormente por el director de Packaged Facts, ya que realiza una serie de recomendaciones para que la industria láctea pueda frenar la reducción de las ventas de leche. Por ejemplo, el desarrollo de nuevos productos de primera calidad que sean enriquecidos con calcio, reducir el contenido en azúcar e incrementar el contenido proteínico, impulsar y promocionar la leche entera, producto que a diferencia de los demás lácteos está experimentando un ligero resurgimiento… Con este tipo de leche se pueden presentar nuevos productos como bebidas listas para consumir, como batidos proteínicos y bebidas energéticas, centrarse en atributos cada vez más valorados como la sostenibilidad, la calidad, el bienestar animal, la ausencia de antibióticos y hormonas, etc.

Sobre el consumo de bebidas vegetales, el informe determina que casi el 30% de los consumidores las toman a diario, algo que se incrementará con las innovaciones y presentaciones de nuevos productos. Recordemos que se comercializan una gran variedad de estas bebidas, de almendras, nueces, avellanas, soja, avena, espelta, arroz, quinua o guisantes, entre otras muchas, y ya veremos cómo impactan en el mercado productos como la leche sintética Perfect Day, bebida que previsiblemente llegará el año que viene a los mercados y que reproduce todos los componentes de la leche de vaca, pero sin que se haya utilizado ningún animal en el proceso de elaboración.

Packaged Facts comenta que algunas bebidas vegetales que se utilizan como alternativa a los lácteos y que están cogiendo protagonismo, al menos en el mercado estadounidense, son la ‘leche’ de cebada, la de lino, la de cáñamo, la de guisantes y la de quinua, son bebidas que destacan por el carácter sostenible, por ser fuente de ácidos grasos omega-3, por contener diferentes aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales, etc. Dado que la salud se ha convertido en una de las principales preocupaciones y que con estas bebidas ya no hay que preocuparse por el contenido en antibióticos, hormonas y otros componentes que no son deseados, a esta industria alternativa le espera un futuro prometedor según las previsiones.

El desplome del consumo de la leche se ha acelerado, sobre todo, en los dos últimos años, acciones como la de reducir el precio de la leche no han servido de mucho, dejando evidente que se ha de apostar por los valores añadidos tal y como comenta la compañía de estudios de mercado. Podéis conocer todos los detalles del informe a través de este artículo en la página oficial de Packaged Facts.

Foto 1 | Yaniv Ben-Arie
Foto 2 | Chfa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...