Gastronomía & Cía Opciones

Bielorrusia y Estados Unidos son los peores países del mundo para el bienestar de los animales de granja

A través del Índice VACI (Voiceless Animal Cruelty Index), índice elaborado por Voiceless, que es complementario al Índice Mundial de Protección Animal (API), podemos saber que Bielorrusia y Estados Unidos son los peores países del mundo en lo que se refiere al bienestar de los animales de granja. España aparece en decimoséptima posición en este índice.

Ranking de bienestar animal

Hace unos días conocíamos el Índice de Referencia Empresarial Mundial sobre el Bienestar de los Animales de Granja 2017 (BBFAW 2017), y en él podíamos comprobar que las empresas estaban progresando en esta materia. Pero concretando en los países, según el Índice VACI (Voiceless Animal Cruelty Index) elaborado por Voiceless, Bielorrusia y Estados Unidos son los peores países del mundo para el bienestar de los animales de granja.

Voiceless es una organización australiana sin ánimo de lucro cuya actividad se centra en la protección de los animales de granja, junto a un equipo de defensores internacionales de bienestar animal decidieron crear el Índice VACI con el propósito de evaluar y clasificar a los países según la naturaleza, extensión e intensidad de la crueldad asociada a la producción y consumo de animales, en una muestra de 50 países que acogen casi el 80% de la población mundial de animales de granja.

Este índice complementa a otro denominado Índice Mundial de Protección Animal (API) que se centra, sobre todo, en la evaluación de la legislación sobre el bienestar animal en cada país, a diferencia de API, el Índice VACI pretende medir la crueldad real que impera en las granjas. La evaluación se realiza en base a tres parámetros, el primero es la crueldad en la producción, donde se evalúa el rendimiento del país en función del número de animales de granja sacrificados anualmente para la alimentación.

El segundo parámetro es la crueldad en el consumo, donde se evalúa la proporción de consumo de proteínas de origen vegetal frente a las proteínas procedentes de animales de granja, así como el número de animales consumidos en cada país. Y el tercer paramento se denomina ‘sanción de la crueldad’, y se evalúa a los países en función de las actitudes sociales y culturales hacia los animales de granja en base a las regulaciones y legislaciones existentes.

Según el índice, Bielorrusia es el país que ha obtenido una peor puntuación en el índice VACI, tiene un elevado nivel de producción animal, un alto consumo en productos animales y ausencia de una legislación que ampare y proteja a los animales de granja. Se sacrifican alrededor de 35’7 animales por persona y año, casi cuatro veces más que la media mundial cifrada en 9’7. El país tiene una dependencia alta en la producción de animales de granja, con 5’6 animales por persona en comparación con los 4 de la media mundial.

La proporción de proteína animal en la dieta de la población es inusualmente alta, en torno al 56’4%, mientras que la media mundial se sitúa en un 35’2%, lo que equivale a que cada persona consuma unos 50’3 gramos de proteína animal por día, consumo medio más elevado que la media global que se sitúa en 26’7 gramos por día. En materia de legislación, el país obtuvo una “G” en el índice API, es decir, una pésima calificación por la ausencia de leyes que protejan a los animales.

Derechos de los animales

En segundo lugar se clasifica Estados Unidos, del que se destaca que tiene un pésimo resultado teniendo en cuenta que se trata de un país desarrollado. Según los datos, en el país se sacrifican una media de 28’4 animales por persona y año, siendo el triple del promedio mundial (9’7), la dependencia de los animales de granja es elevada, con una media de 7’5 animales por persona. La dieta estadounidense contiene una proporción muy alta de productos de origen animal con una media de 61.1% de proteína animal, frente a la media mundial establecida en un 35’2%. Esto supone que cada persona consume alrededor de 64’7 gramos de proteína animal por día, muy por encima de la media mundial establecida en 26’7 gramos.

Sobre la legislación de protección animal, ha obtenido mejor nota que Bielorrusia, pero se considera que las leyes federales de protección de los animales son deficientes, además, los Estados del país aplican sus legislaciones siendo muy variables y diferentes según el Estado. Por cierto, recordemos que a principios de mes podíamos saber que California podría instaurar la ley de bienestar animal más progresista del mundo, quizá esto le haga ganar puntos para el próximo índice VACI.

El tercer clasificado es Venezuela con una diferencia mínima con respecto a Estados Unidos, según los resultados, en el país se sacrifica una media de 24’9 animales por persona y año, su dependencia de los animales es elevada con una media de 4’8 animales de granja por persona. La dieta venezolana contiene una elevada proporción de productos de origen animal, alrededor de un 50’2% de la dieta se compone de proteína animal, recordemos que la media mundial se establece en 35’2 gramos. Esto equivale a que cada persona consume alrededor de 35’1 gramos de esta proteína por día, algo más que la media mundial establecida en 26’7 gramos. Se destaca que en Venezuela existe una legislación de protección animal, pero lamentablemente no ofrecen la protección necesaria, se centran sobre todo en la salud y en la producción por encima del bienestar de los animales.

España aparece en decimoséptima posición, los datos nada tienen que ver con los tres primeros del ranking, según indican, se sacrifican unos 18’4 animales por persona y año, lo que supone casi el doble de la media mundial. La dependencia de los animales de granja es moderada, con una media de 4’2 animales por persona. La dieta tiene una alta proporción de productos de origen animal (56’9%), recordemos que la media mundial se establece en un 35’2%. Según los resultados, el consumo de proteína animal se establece en una media de 30’8 gramos diarios (la media mundial es de 26’7 gramos).

Sobre la legislación, España obtuvo una “C” en el Índice API, se considera que tiene un entorno regulatorio adecuado, pero las actitudes culturales dificultan el progreso en el espacio de protección de los animales, haciendo alusión a las corridas de toros y a la industria española del foie gras. En lo que peor se clasifica España es en la dieta y lo mejor es la legislación. Seguro que no han visto el programa de Jordi Évole.

A continuación podéis ver el ranking completo del índice VACI:

Bienestar animal

Para conocer todos los detalles de la puntuación que ha recibido cada país según los parámetros, basta con acceder a la página web del Índice VACI, pulsar sobre el país deseado y acceder a la información detallada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.