Gastronomía & Cía Opciones
 

Más de 400 genes de resistencia a los antibióticos están presentes en las granjas de la Unión Europea

Una nueva investigación ha determinado que existen más de 400 genes de resistencia a los antibióticos que están presentes en las granjas de cerdos y pollos de la Unión Europea. Se han encontrado bacterias que han generado resistencia a fármacos como las tetraciclinas, los macrólidos, los betalactámicos o los aminoglucósidos, algunos genes de resistencia eran comunes en ambos tipos de animales.

Resistencia a los antibióticos en las granjas de cerdos

Recientemente os hablábamos en este post del papel de la agricultura y la ganadería en la prevención del desarrollo de la resistencia de las bacterias a los antibióticos, problema que supone un serio peligro para la seguridad alimentaria y la salud de las personas. Pues bien, hoy conocemos los resultados de un estudio realizado por un equipo internacional de investigadores que tenía como cometido determinar el alcance de bacterias resistentes a los antibióticos en los animales de granja de los países europeos. Según los resultados, en una muestra de 9.000 cerdos y pollos procedentes de granjas de la Unión Europea, se han detectado más de 400 genes de resistencia a los antibióticos, algunos de ellos estaban presentes en todas las granjas estudiadas.

El equipo de investigadores visitó una veintena de granjas de cada uno de los países participantes en la investigación, Alemania, Dinamarca, Bulgaria, Italia, Holanda, Francia, Bélgica, Polonia y España, donde recogieron muestras de los animales para poder llevar a cabo una secuenciación masiva de ADN, método que permite analizar un gran número de individuos, obteniendo una profundidad de secuenciación significativa de sus genomas o transcriptomas. Con esta técnica los expertos han generado más de 5.000 gigabases en secuencias de ADN (una gigabase es una unidad de longitud para moléculas de ADN que consta de mil millones de nucleótidos).

Los investigadores comentan que se han detectado concretamente 407 genes de resistencia a los antibióticos y que, dado el tamaño del estudio, se puede considerar que los resultados que se han obtenido, representan el microbioma o genoma de la microbiota y el resistoma (conjunto de genes que transforma un patógeno vulnerable en uno superresistente) en granjas de características similares en toda Europa. En esta investigación se ha utilizado la metagenómica (estudio del material genético obtenido directamente de las muestras recogidas), con ello no sólo se han conocido los genes de resistencia presentes en las bacterias que pueden ser aisladas, también se han detectado a partir de la secuenciación completa del ADN presente en el contenido intestinal de los animales.

Gracias a ello se pueden conocer los genes de resistencia a los antibióticos que podrían transmitirse independientemente de la bacteria en la que se encuentre, recordemos que las bacterias transmiten a otros miembros de su especie la resistencia con la ayuda de unos elementos móviles denominados integrotes, por lo que cada nueva generación de bacterias es más resistente a la acción de los fármacos. En la investigación se ha determinado que existe una clara asociación entre el uso de antibióticos y la prevalencia de los genes de resistencia, a menor uso de antibióticos, menor es la cantidad de genes de resistencia que se pueden detectar.

Las granjas avícolas sufren un elevado grado de resistencia a los antibióticos

Los investigadores han observado que los genes de resistencia se distribuyen de un modo distinto entre cerdos y pollos, 33 genes fueron detectados en todas las granjas de cerdos y 49 en todas las granjas de pollos, pero 24 genes eran comunes en los dos tipos de animales. En los cerdos se han detectado genes de resistencia a las tetraciclinas, los macrólidos, los betalactámicos y los aminoglucósidos, siendo un elemento destacable la homogeneidad. En cambio, en los pollos los resultados fueron muy heterogéneos, se encontraron genes de resistencia a los mismos antibióticos, pero en cantidades muy diferentes, lo que demuestra que el resistoma de los cerdos y los pollos es significativamente diferente, ya que cada uno de los grupos de animales presenta una combinación de genes de resistencia distinta.

Los resultados son de gran importancia, ya que se convierten en una herramienta para que los veterinarios y la industria alimentaria trabajen para optimizar y reducir el uso de antibióticos a fin de poder luchar contra la resistencia que generan las bacterias a los fármacos, problema que, según los investigadores, se puede convertir en un futuro, en una de las primeras causas de muerte en el mundo. La resistencia a estos fármacos es la capacidad que generan las bacterias para poder resistir su acción, se trata de una resistencia que se genera de forma natural con el paso del tiempo, pero un abuso y uso indebido de estos medicamentos como, por ejemplo, los fines no terapéuticos, aceleran ese proceso para adquirir la resistencia. Si no se pone freno al problema, uno de los medicamentos de importancia que se utilizan para tratar infecciones comunes, serán cada vez menos efectivos y podrían llegar a ser inútiles, desproveyendo a la humanidad de una de las armas más efectivas para luchar contra estos microorganismos.

Hemos hablado en varias ocasiones sobre el problema de la resistencia de las bacterias a los antibióticos centrándonos sobre todo en los resultados obtenidos en Estados Unidos, donde el uso no terapéutico de los antibióticos ha estado a la orden del día con el fin de prevenir que los animales de granja puedan enfermar y promover su crecimiento. Varios organismos como la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y la OMS (Organización Mundial de la Salud) han realizado llamamientos para que se abandonen estas prácticas, ya que ponen en riesgo a toda la humanidad, sin embargo, parece que no se avanza lo suficientemente.

Se habla de Estados Unidos y de Europa, pero el problema está establecido en todo el mundo, hay que recordar que países como la India se consideran el epicentro de la crisis mundial de la resistencia a los antibióticos, ya que los avicultores proporcionan a las aves colistina, un antibiótico considerado de último recurso, de ello hablábamos aquí. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en Nature Microbiology.

Foto 1 | Helgi Halldórsson
Foto 2 | Elizabeth Prata

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.