Níscalos, ñoquis y tomates secos, una receta de otoño para repetir

Tomad nota de este plato de Níscalos, ñoquis y tomates secos y probadlo cuanto antes, porque una receta de otoño para repetir, y estas setas no la tenemos disponible todo el año. De acuerdo que hay robellones o níscalos en conserva, pero no son lo mismo…

Níscalos, ñoquis y tomates secos

Lo que más nos gusta del otoño son los aromas que salen de la cocina, también nos encanta su despensa, evidentemente, y seguramente gracias a ello el final del verano no nos parece tan triste. Pero, es que, cómo no nos va a gustar si con cuatro ingredientes podemos hacer recetas tan sabrosas como estos níscalos con ñoquis y tomates secos que desprenden esos aromas de tomillo y romero que nos embriagan…

Esta receta de níscalos o robellones con ñoquis y tomates secos es, además, muy fácil y rápida de hacer, es ideal para cualquier día de la semana aunque se tenga poco tiempo para cocinar, tanto a mediodía como para la cena, cuando quedan menos ganas para cocinar. Hay que decir que este año los níscalos están bastante bien de precio, por lo que podemos aprovechar la temporada para disfrutar de estas setas en nuestras recetas favoritas, probad esta porque quizá se convierte en una de ellas.

Ingredientes (4 comensales)

  • 500 gramos de ñoquis
  • 500 gramos de níscalos limpios
  • 12 tomates secos en aceite de oliva virgen extra
  • 4 dientes de ajo
  • 1 c/c de tomillo
  • 1 c/c de romero
  • 1 c/s de piñones nacionales
  • c/n de aceite de oliva virgen extra
  • c/n de sal.

Elaboración

Para hacer esta receta no vamos a cocer los ñoquis en agua y sal, simplemente los vamos a sofreír con el resto de ingredientes, quedando igualmente tiernos y jugosos, y algo tostados por fuera. Así que elige una sartén grande para que quepa todo bien sin amontonarse mucho los ingredientes. Si es necesario, hazlo en dos sartenes o en dos veces.

Prepara la mise en place, los ñoquis, los níscalos limpios y troceados, los tomates secos escurridos y cortados en cuatro trocitos, los ajos pelados y laminados, y las hierbas aromáticas que pueden añadirse al gusto, si te gusta que tenga un toque más sutil puedes poner menos y si te gusta la intensidad de su sabor puedes poner más.

Níscalos, ñoquis y tomates secos

Elige los piñones nacionales, son más caros pero son más buenos, y no se necesitan muchos (aunque hay quien se los comería a cucharadas cuando están tostados). Por cierto, podéis añadir también un toque de pimienta negra recién molida, un poco de perifollo si tenéis o alguna otra hierba aromática que os guste combinar con estas setas.

Pon un buen chorro de aceite de oliva virgen extra en la sartén antiadherente y cuando esté caliente incorpora los ñoquis, los níscalos o robellones y los tomates secos, condimenta con una pizca de sal y las hierbas aromáticas, dales un par de vueltas a fuego fuerte, después baja el fuego y sofríe unos tres minutos con la sartén tapada.

Vuelve a destapar la sartén, añade los ajos y los piñones, sube el fuego y saltea hasta que las setas estén a tu gusto. Retira del fuego.

Acabado y presentación

Sirve los ñoquis con níscalos, tomates y piñones repartiendo bien todos los elementos del plato, el conjunto en cada bocado es un auténtico placer. ¡Buen provecho!

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...