Pastéis de Nata y Pastéis de Belém, el dulce tradicional de Portugal

Se conocen como Pastéis de Nata y Pastéis de Belém a un dulce tradicional de Portugal que consiste en una tartaleta crujiente de hojaldre rellena de crema horneada. Son una verdadera delicia que enamoran a todo el que visita Lisboa, así como otras ciudades portuguesas en las que se comercializan.

Pastéis de Nata y Pastéis de Belém, el dulce tradiciona

Recién aterrizados (ya en casa) de nuestro viaje a Lisboa, es como si todavía no hubiéramos dejado el país luso porque mientras escribimos estas líneas estamos tomando unos deliciosos Pastéis de nata (pasteles de nata) que hemos traído de la Manteigaria, una ‘Fábrica de Pastéis de Nata’ con muy buena y merecida fama. Seguramente la mayoría de vosotros conocéis este dulce tradicional de Portugal, y quien no lo conozca, ahora sabrá que se trata de unos pequeños pastelitos de hojaldre rellenos de crema (no de nata como podéis haber pensado) que son una verdadera delicia.

Durante el poco tiempo que tuvimos libre antes de la gala de presentación de la Guía Michelin España y Portugal 2019, paseamos por algunas calles de Lisboa, buscamos precisamente la Manteigaria en la Rua do Loreto (tiene sucursales), una calle en la que había varias pastelerías y no pudimos evitar comprar también otros dulces y otros Pastéis de Nata para hacer, al menos, una comparativa. Del nombre de la segunda pastelería no nos acordamos, además, la caja en la que nos pusieron los pasteles no está impresa con el nombre del establecimiento.

En cualquier caso, ya tenéis una recomendación que seguramente coincidirá con la de muchas otras personas que hayan estado en la capital de Portugal, sobre dónde comer o comprar Pastéis de Nata, además de poder ver el proceso de elaboración, ya que los hacen durante todo el día a la vista de los clientes. Hay quien denomina a estos pastelitos ‘Pastéis de Belém’, pero no todos los pasteles de nata son pasteles de Belem, y conste que esto no quiere decir que unos sean mejores que otros, simplemente es que ‘Pastéis de Belém’ es una marca registrada y sólo la puede utilizar la pastelería que tiene los derechos.

Cuentan que a principios del siglo XIX, cerca del Monasterio de la Orden de los Jerónimos del barrio lisboeta de Belém, había una refinería de caña de azúcar que estaba asociada a una pequeña tienda de comercio variado. Fue como consecuencia de la Revolución Liberal de 1820, cuando los conventos de Portugal se cerraron, en 1834, y con ello, se expulsaron a todos los trabajadores y al Clero. Y alguien del Monasterio en cuestión recurrió al pequeño comercio mencionado para vender unos pastelitos denominados ‘Pastéis de Belém’.

Pastéis de Nata y Pastéis de Belém, el dulce tradiciona

Dada la afluencia de visitantes a la zona que rodeaba el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém, los pastelitos se hicieron muy populares y en 1837 se empezaron a fabricar los ‘Pastéis de Belém’ en las instalaciones anexas a la refinería de azúcar, siguiendo la ‘receta secreta’ originaria del Monasterio. Aseguran que esta receta se mantiene inalterable a día de hoy, habrá que probarlos en la próxima ocasión que visitemos Lisboa.

Si visitáis la ciudad (incluso otras ciudades portuguesas) podréis encontrar pasteles de nata en todas las pastelerías, también en cafeterías, tiendas de alimentación y otro tipo de establecimientos, pero como suele suceder, no todos son excelentes. Sobre la comparativa de los pasteles de nata que nosotros hemos probado, los dos nos han parecido buenos, los de la Manteigaria tienen mejor hojaldre, más crujiente, caramelizado y sabroso, y la crema deliciosa, pero más suave en sabor (de yema) que la de los otros pasteles. Otra diferencia era el tamaño, los de la Manteigaria son ligeramente más pequeños, y sobre el precio, compramos cajas de seis unidades y la unidad sale a un euro.

Circulan muchas recetas de Pastéis de Nata, todas similares, pero con distintas proporciones, como sucede con muchísimas recetas tradicionales. La calidad de las materias primas, desde el hojaldre (quizá lo más difícil) a la leche o los huevos, tienen tanto o más valor que la propia receta. Será cuestión de poner en práctica algunas, ¿vosotros ya lo habéis hecho? Nos encantaría que nos lo contarais. Por cierto, estos pastelitos se hacen en unos moldes para dar forma de tartaleta al hojaldre y poder rellenarlo con la crema, y para uso doméstico unos que pueden interesaros son los que os mostramos en este post. Esperamos que la información os resulte de interés, y nos disculpamos si os hemos creado la necesidad de probar este dulce de pastelería portugués, pero es uno de los placeres de la vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...