La leche de origen vegetal debe etiquetarse como producto de imitación, sustituto o alternativo

La Federación Nacional de Productores Lácteos de Estados Unidos propone que la leche de origen vegetal se etiquete según sus características como producto de imitación, sustituto o alternativo. Esta propuesta se ha presentado a la FDA como una solución práctica para evitar la confusión de los consumidores.

Etiquetado de los productos vegetales sustitutivos de los productos lácteos

A finales de 2016 la industria láctea estadounidense solicitaba a la FDA (Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos) que la industria de las bebidas alternativas dejara de utilizar términos lácteos en las etiquetas de sus productos. Se proporcionaban todo tipo de argumentos para ello, que se confundía a los consumidores, que los productos vegetales no se ajustaban a la definición de lo que eran los productos lácteos, etc.

Desde entonces, expertos y representantes de ambos sectores han hablado defendiendo sus argumentos e intereses, a la espera de que la FDA se pronuncie, recordemos que esta agencia lanzó a finales de septiembre del año pasado una encuesta para saber si los consumidores estadounidenses se sienten confundidos con las bebidas vegetales. Pues bien, ahora, la Federación Nacional de Productores Lácteos (NMPF), ha presentado una petición ciudadana ante la FDA proporcionando una supuesta y práctica solución que evitará la confusión de los consumidores, que la leche de origen vegetal se etiquete como producto de imitación, sustituto o alternativo.

La NMPF propone que los productos vegetales que imitan a sus homólogos lácteos, pero que no coinciden en valores nutricionales, deberán utilizar el término “imitación” en la descriptiva del etiquetado, es decir, “leche de imitación”. Y los productos que coincidan en valores nutricionales deberán utilizar la descriptiva “sustituto” o “alternativo”. Da la impresión de que esto no hace más que dar una vuelta de tuerca al problema y quizá se termine confundiendo aún más a los consumidores, recordemos que hasta un 9% de los consumidores estadounidenses creen que las bebidas vegetales contienen leche de vaca.

En la propuesta que podéis leer aquí, se cuestionan los “argumentos engañosos” de que una ofensiva contra el etiquetado que utiliza términos lácteos en productos sin serlo, podría significar un cambio en otras industrias, por ejemplo, que se dejara de utilizar el término mantequilla en productos como la “mantequilla de cacahuete”, así como otros productos que claramente no se comercializan como sustitutos lácteos. La federación láctea añade que el requisito de equivalencia nutricional se aplica sólo cuando un alimento se parece a otro alimento, algo que no se produce con las bebidas vegetales alternativas.

Etiquetado de bebidas vegetales en Estados Unidos

La NMPF comenta que la leche es una fuente clave de nutrientes para muchos estadounidenses, por lo que reemplazarla tendría consecuencias negativas para la salud pública. El argumento de la equivalencia nutricional que han empleado los interesados, no se corresponde con la realidad, esta federación afirma que nadie esperaría que un producto vegetal tuviera tal precisión nutricional, quizá eso es hablar demasiado ya que es posible enriquecer una bebida vegetal para que tenga valores muy similares a los de la leche.

Para la NMPF el problema lo ha generado la FDA por no haber reglamentado el tema hace años, su inacción ha permitido que se desarrolle un mercado caótico que crece de forma exponencial. Esto es un tanto exagerado, la realidad es que desde que el sector de las bebidas vegetales empezó a crecer de forma significativa, la industria láctea estadounidense lo ha considerad una amenaza, mientras se disparan las ventas de bebidas como la “leche de almendras”, el consumo de leche ha ido reduciéndose año tras año, incluso a pesar de que el precio haya bajado de forma significativa.

Parece que, con la petición presentada, se pretende forzar a la FDA a que trabaje con más celeridad en el tema, la federación de productores quiere soluciones cuanto antes y, hasta el momento, ya ha realizado diferentes acciones para ello, aunque todas han sido infructuosas. Se hace hincapié en decir que se ha estado robando la identidad y el prestigio de los productos lácteos durante años, siendo hora de poner las cosas en su sitio. Se exhorta a la FDA a tomar medidas contra los productos no lácteos mal etiquetados que sustituyan y se parezcan a los alimentos lácteos estandarizados de referencia, como la leche, el queso, la mantequilla, etc., aplicando las reglas de etiquetado antes comentadas, que pasen a designarse productos de imitación, sustitutos o alternativos.

Probablemente en los próximos días conoceremos nuevas noticias, seguramente la industria de las bebidas vegetales responderá, la FDA es una incógnita. Podéis conocer más detalles de la propuesta de la NMPF a través de este artículo publicado en su página web.

Foto 1 | JeepersMedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 2,00 de 5)
2 5 4
Loading ... Loading ...