Atomik, nuevo vodka artesanal elaborado con granos cultivados en la zona de Chernobyl

Atomik, es el nombre del nuevo vodka artesanal elaborado con granos cultivados en la zona de exclusión de Chernobyl, lugar donde se produjo uno de los accidentes nucleares más graves a escala internacional. Se trata de una iniciativa con la que se pretende ayudar en la recuperación económica de la región de exclusión mediante la donación del 75% de las ganancias obtenidas con la venta de la bebida que, de momento, no cuenta con los permisos oportunos para su comercialización.

Vodka producido en una zona de exclusión por radioactividad

Un grupo de investigadores de la Universidad de Portsmouth (Inglaterra) e investigadores ucranianos de diferentes institutos, como el Instituto Hidrometeorológico, el Instituto de Radiología Agrícola y el Instituto de Ciencias Geológicas de Ucrania, han producido una nueva bebida denominada Atomik, un vodka artesanal elaborado con granos cultivados en la zona de Chernobyl (norte de Ucrania), lugar donde se produjo el accidente de la central nuclear Vladímir Ilich Lenin en 1986.

Con esta iniciativa los investigadores esperan que el vodka artesanal Atomik, elaborado por la empresa social Chernobyl Spirit Company, contribuya en la recuperación económica de la región gracias a la donación del 75% de las ganancias obtenidas con la venta de la bebida. Hay que decir que los granos se han producido en una zona de exclusión por radioactividad que abarca 4.200 kilómetros cuadrados y de la que inicialmente fueron evacuados casi todos sus habitantes, salvo algo más de un centenar de personas que se negaron a abandonar su hogar.

En la actualidad existe la zona de exclusión y la zona de reasentamiento, donde viven miles de personas, pero se prohíbe la inversión y el uso de tierras agrícolas debido a la radioactividad. Los investigadores han estado estudiando durante los últimos años la transferencia de radiactividad a los cultivos, tanto en la Zona de Exclusión principal (CEZ), como en el Distrito de Narodychi dentro de la Zona de Reasentamiento Obligatorio. Según los resultados de los estudios, en muchas áreas la tierra podría utilizarse nuevamente para realizar cultivos que sean seguros para consumo humano.

Los investigadores determinaron que los granos producidos contenían un nivel de estroncio 90 algo superior al límite ucraniano cauteloso de 20 Bq / kg (becquerel por kilo), recordemos que este material es un isótopo radioactivo subproducto de la lluvia nuclear que sigue a las explosiones nucleares suponiendo un importante riesgo para la salud. Los investigadores determinaron que el proceso de destilación de la bebida, reducía el contenido de impurezas del grano, hasta el punto de que la única radioactividad encontrada, procedía del carbono 14 natural en valores similares a los que se encontraría en cualquier bebida espirituosa.

Vodka Atomik producido en Chernobyl

El destilado es un proceso que separa muchos de los elementos no deseados y con el que se obtiene un alcohol seguro que se diluye con agua mineral procedente de un acuífero profundo en la ciudad de Chernobyl, a unos 10 km al sur del reactor de la central nuclear. Los investigadores comentan que la química del agua está libre de contaminación, siendo similar al agua subterránea que se puede obtener en la región de Champagne (Francia). Los laboratorios del Instituto de Hidrometeorología de Ucrania y la Universidad de Southampton GAU-Radioanalytical no han encontrado rastros de radiactividad procedente de Chernobyl en los granos para elaborar el vodka, pero, para asegurarse, los expertos van a utilizar métodos analíticos mucho más sensibles, ya que nada en la Tierra está completamente libre de radiactividad.

The Chernobyl Spirit Company quiere comenzar a producir y comercializar el vodka Atomik como un vodka casero o «alcohol ilegal» de alta calidad, aunque, de momento, no se han dado más detalles sobre el nivel de producción, el precio, el área de comercialización… pero sí se aclara que actualmente sólo existe una botella de Atomik y la razón es la falta de permisos y otras cuestiones legales que no se han resuelto. Si se superan estos obstáculos, se espera poder iniciar una producción a escala experimental y seguir los pasos oportunos para la comercialización tradicional. Esta es una traba importante, a lo que hay que sumar las reticencias existentes a consumir un producto procedente de una zona de riesgo por radiactividad, veremos si finalmente el vodka llega al mercado o se queda en una iniciativa truncada.

En el vídeo que podéis ver a continuación, Jim Smith, profesor de ciencias ambientales en la Universidad de Portsmouth, explica por qué considera que el vodka Atomik es el vodka más importante del mundo, las implicaciones que tendría su producción para la zona de exclusión y sus habitantes, etc. Podéis conocer más detalles de la bebida y su desarrollo a través de este artículo publicado en la página web de la universidad, y en la página web de The Chernobyl Spirit Company.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...