Canelones de pollo y solomillo ibérico, una receta fácil y rápida para preparar cualquier día de la semana

Toma nota de esta receta de Canelones de pollo y solomillo de cerdo ibérico, es una verdadera delicia, y verás que es muy rápida y fácil de hacer, por lo que podrás hacerlos para una comida festiva o cualquier día entre semana.

Canelones de pollo y solomillo ibérico

En cada familia hay una receta tradicional de canelones, pero también hay ocasiones en las que se improvisa con los ingredientes que se tienen en la nevera, y no por ello se deja de disfrutar de un sabroso plato de comida casera, todo lo contrario, se amplia la biblioteca de sabores, además de pasarlo bien probando y cocinando. Y así surgieron estos Canelones de pollo y solomillo ibérico, una receta fácil y rápida para preparar cualquier día de la semana.

Normalmente, hacer el rustido de las carnes para hacer los canelones tradicionales lleva su tiempo, pero si queremos hacer una receta sencilla, sabrosa y rápida, podemos partir de unos muslos de pollo deshuesados y un solomillo de cerdo, por ejemplo, que se cocina en poco tiempo. Luego se añaden otros ingredientes al gusto, aunque en esta receta de canelones de pollo y solomillo no hay mucho más, unos piñones, un poco de foie gras… ¿Os apetece probarlos? Pues os contamos la receta paso a paso.

Ingredientes (12-16 unidades)

Para los canelones

  • 12-16 placas de canelones
  • 400 gramos de muslos de pollo deshuesados
  • 100 gramos de solomillo ibérico
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • un chorrito de vino blanco
  • 100 gramos de foie gras ibérico
  • c/n de aceite de oliva virgen extra
  • c/n de sal
  • c/n de pimienta negra recién molida (opcional)
  • un puñado de piñones nacionales.

Para la bechamel

  • ½ cebolla (opcional)
  • 100 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de harina
  • 700 gramos de leche
  • 300 gramos de caldo de ave (y un poco más para rectificar si hiciera falta aligerar la bechamel)
  • sal
  • pimienta negra
  • nuez moscada
  • c/n de queso para gratinar.

Elaboración

Para los canelones

Trocea la carne en trozos grandes, pela y pica la cebolla en juliana, rompe los ajos en camisa de un golpe, y pon una cazuela a calentar con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Dora la carne a fuego fuerte, después reduce el fuego y añade la cebolla y los ajos, cuando estén pochados, moja con el vino (lo echamos a ojo, un buen chorro) y deja evaporar.

Finalmente, añade el foie gras, dale un par de vueltas para que se integre con la carne y retira la cazuela del fuego. Tritura la carne para conseguir la farsa de los canelones, pruébala para rectificar de sal y añade, si lo deseas, un poco de pimienta negra recién molida y los piñones ligeramente tostados.

La pasta de los canelones la habrás preparado mientras se hacía el relleno según el tipo utilizado, si se debe hervir o sólo poner en remojo. Dispón las placas sobre la mesa de trabajo, sobre un trapo de cocina si te resulta cómodo, y reparte el relleno. Enrolla para formar los canelones.

Para la bechamel

Para hacer la bechamel pon una cazuela a fuego medio para tostar la harina, muévela para que se haga de forma homogénea y cuando empiece a desprender el aroma de harina tostada incorpora la mantequilla, haz una roux clara y añade entonces la leche y el caldo, lleva a ebullición sin dejar de remover con las varillas, añade la nuez moscada, la pimienta negra recién molida y una cucharadita de sal, y deja cocer a fuego medio mientras continúas moviendo con las varillas hasta que espese.

Puedes hacer la bechamel tradicional, que es sin caldo, sólo con leche, y también puedes hacer la variante con cebolla rallada pochadita, lo que viene a ser la salsa soubise, en ese caso, se pocha la cebolla en la mantequilla (y se puede añadir un poco de aove), con una pizca de sal, y después se añade la harina para hacer la roux.

Canelones de pollo y solomillo ibérico

Para terminar

En una bandeja apta para horno, sirve una cama de bechamel y a continuación coloca los canelones. Cubre con más bechamel al gusto, la que sobre la puedes guardar para cualquier otra receta, también la puedes congelar. La cantidad de bechamel que se pone en los canelones va al gusto.

Ralla un poco de queso emmental, parmesano o un queso tierno que funda bien, y repártelo sobre los canelones. Introduce la bandeja en el horno con el grill a 210º C, y gratina hasta que el queso esté dorado.

Acabado y presentación

Una vez que se han gratinado los canelones de carne, retira la bandeja del horno. Con ayuda de una espátula amplia, separa los canelones en grupos de tres o de cuatro, según los que vayas a servir, para recogerlos fácilmente y sin que se rompan, y servirlos en los platos o en cazuelitas. Llévalos a la mesa recién horneados, aunque luego haya que esperar a que se enfríen un poco para disfrutar del primer bocado, es lo que todos los comensales estarán deseando. ¡Buen provecho!

Canelones de pollo y solomillo ibéricoCanelones de pollo y solomillo ibéricoCanelones de pollo y solomillo ibérico

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 3
Loading ... Loading ...