Hoy Cocinas Tú: Yogur casero cremoso sin nata y sin lactosa

Aunque los fermentos lácticos se ocupan de acabar con la lactosa en el yogur (la convierten en ácido láctico), hay quien prefiere hacer yogur casero sin lactosa utilizando los lácteos en los que la industria ya la ha eliminado, aquí tenéis la receta paso a paso para hacer un buen yogur casero cremoso sin nata y sin lactosa.

Hoy Cocinas Tú

Hacer yogur casero es fácil y sólo se necesitan dos ingredientes, además, no es necesario disponer de utensilios específicos, aunque los hay, podemos encontrar en el mercado cantidad de modelos de yogurteras que se adaptan a nuestras necesidades, y lo cierto es que son muy prácticas y cómodas si se hace yogur en casa cada semana. Pero el método tradicional para hacer yogur es más que suficiente para hacer este postre lácteo, recordad que en su momento ya compartimos esta receta de Vanessa en el blog.

Y hoy, a la vuelta de las vacaciones, nos muestra cómo hace el yogur casero cremoso sin nata y sin lactosa, pues nos cuenta que ha tenido que adaptar la receta para un miembro de su familia y cree que a muchos de vosotros también os puede resultar de interés. Ya lo veréis, simplemente hay que seleccionar los lácteos sin lactosa y hacer uso de una olla, un colador, una muselina… El resultado será un yogur muy cremoso y adaptado a quienes deben eliminar totalmente la lactosa de su dieta.

Ingredientes

  • 1 litro de leche pasteurizada sin lactosa
  • 125 gramos de yogur sin lactosa.

Elaboración

Ponemos la leche sin lactosa en una olla a calentar, cuando empiece a hervir la retiramos del fuego y dejamos que la temperatura descienda hasta que los 45º C.

Añadimos el yogur sin lactosa a la leche y batimos con las varillas, lo pasamos a un bol grande, lo tapamos bien con su tapa (o con film), y lo envolvemos con una manta. Introducimos el bol en el horno precalentado a 50º C y lo apagamos, dejamos que se haga el yogur unas ocho o diez horas.

Pasado este tiempo, para que el yogur quede más cremoso lo colamos utilizando unas gasas o una muselina colocada sobre un colador de maya fina. Ponemos el colador sobre un bol y vertemos el yogur para que vaya soltando el agua. Tapamos y dejamos reposar en la nevera unas cuatro horas.

Acabado y presentación

Cuando el yogur haya perdido el suero necesario para quedar cremoso, lo pasamos a los vasitos de cristal o a boles individuales para su servicio. Podemos endulzar al gusto, aunque solo está muy rico.

Vanessa Ruiz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 4,67 de 5)
4.67 5 3
Loading ... Loading ...