Heladería robótica en Melbourne. Vídeo

NISKA Robotic Ice Cream Bar es la primera heladería robótica que se ha abierto en Melbourne (Australia), sus creadores comentan que es un establecimiento que ofrece una experiencia única a los clientes (lo podéis ver en el vídeo), por el trato, el servicio y, sobre todo, por la calidad de los helados.

Niska Robotic Ice Cream Bar

Niska es una empresa australiana que ha abierto la primera heladería robótica en el centro de la ciudad de Melbourne (Australia), en el espacio público Federation Square, un lugar donde se desarrollan eventos culturales y artísticos. La heladería destaca por su diseño, por la automatización, por la calidad de los helados y por un servicio exclusivo donde no falta la música para acompañar la preparación de la copa de helado.

Niska es líder y pionero en Australia en el segmento de la robótica minorista y asegura que la heladería robótica es sólo el principio, ya que tiene planes para poner en marcha otros negocios donde los robots serán los protagonistas. NISKA Robotic Ice Cream Bar pretende ofrecer una experiencia única a los clientes, nada más acceder al establecimiento, el robot social Pepper les recibe, les saluda y les pide seleccionar en la pantalla el helado o copa que desean tomar, la heladería cuenta con 35 sabores que se pueden combinar y diferentes toppings y salsas para acompañar.

Como podréis ver en el vídeo, se ha intentado humanizar, en cierto modo, a los robots que preparan los helados, dotándoles de pantallas que simulan una cabeza y en la que aparecen unos ojos, están uniformados como camareros, con pajarita incluida y, además, se les ha puesto nombre, Tony y Eka. Una vez se seleccionado el helado y tras realizar el pago, uno de los robots se encarga de poner música y el otro empieza a preparar el helado, mientras, el primero prepara los toppings y salsas. Una vez listo, se coloca en una vitrina cerrada donde el cliente lo podrá retirar introduciendo el ticket del pago realizado.

La variedad de sabores es amplia, crema irlandesa, regaliz, coco, maracuyá, caramelo de mantequilla, macadamia, chicle, pistacho, chocolate, café, fresa, manzana, menta, etc. Y disponen de cinco toppings y tres salsas para acompañar. Parece que, de momento, en esta heladería no se realizan preparaciones de helados complejas, por lo que no se podrá solicitar un “banana Split”, pero seguro que llegará.

La asistencia robótica/digital es, cada vez más, una realidad, ya no es algo exclusivo de as grandes empresas, el comercio minorista también demanda este tipo de soluciones tecnológicas y cada vez aparecen más establecimientos en los que los robots, las pantallas digitales y la Inteligencia Artificial, se encargan de servir y satisfacer a los clientes. La empresa comenta que la tecnología permite reducir costes de mano de obra, proporcionar asistencia las 24 horas del día, mejorar el servicio a los clientes y además atraer nuevos clientes.

Pero, ¿hasta qué punto compensará la inversión realizada? Decimos esto por varias cuestiones, por ejemplo, el tiempo que los robots tardan en preparar los helados y la capacidad de producción parece limitada, ya que no se puede acelerar el proceso y acortar tiempos, no parece que sea un negocio que se pueda rentabilizar a corto o medio plazo, aunque el establecimiento funcione las 24 horas de los 365 días del año. Pero, lo peor, es la pérdida de puestos de trabajo que este tipo de negocios conlleva.

Podéis conocer más detalles del funcionamiento de la heladería robótica a través de la página oficial de Niska.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...