Penne rigate con salsa gorgonzola, una receta básica para los amantes del queso azul

En tu recetario no pueden faltar estos Penne rigate con salsa gorgonzola, es una receta básica para los amantes del queso azul, suave, elegante, muy fácil de hacer y de disfrutar con macarrones estriados o con otros tipos de pasta.

Penne rigate con salsa gorgonzola

La pasta italiana penne rigate son lo que conocemos como plumas o macarrones estriados, este tipo de pasta, por su forma, ayuda a que la salsa tenga más lugares en los que ‘agarrarse’, si fueran macarrones lisos, la salsa resbala más. De todos modos, si queréis preparar esta receta de Penne rigate con salsa gorgonzola y sólo tenéis plumas lisas o penne lisce, hacedla, porque rica va a estar igual.

Hay que decir que esta receta de macarrones con salsa de queso gorgonzola se puede adaptar a los gustos de cada uno, puesto que el queso azul y su consumo es muy particular, puede ser que guste con sólo unas notas de su sabor, o que agrade con un sabor más intenso. Así que jugad con la cantidad de queso gorgonzola a vuestro gusto, nosotros os damos las cantidades para una salsa sabrosa (de todas formas, el gorgonzola es un queso azul suave), probadla, en el caso de que la quisierais con menos sabor a queso, sólo tendréis que añadir más nata, y si queréis el queso azul con más intensidad, pues ya lo sabéis, añadid más.

Ingredientes (4 comensales)

  • 250 gramos de penne ziti rigate (o macarrones estriados)
  • 300 gramos de nata líquida para cocinar
  • 50 gramos de leche entera
  • 100 gramos de queso gorgonzola
  • ½ c/c de comino en polvo
  • una pizca de nuez moscada
  • c/n de pimienta negra recién molida
  • c/n de sal
  • c/n de aceite de oliva virgen extra.

Elaboración

Pon al fuego una olla con abundante agua para cocer la pasta, cuando el agua rompa a hervir, añade sal al gusto, entonces burbujeará con más fuerza y será el momento de añadir la pasta, que bajará la temperatura del agua. Pero no tardará en subir, así que mueve las plumas o penne con la cuchara y baja el fuego para que cueza con un burbujeo ‘alegre’ (ni excesivo ni demasiado suave).

Mientras tanto, pon una sartén al fuego con una cucharada de aceite de oliva virgen extra, añade la nata, la leche el queso gorgonzola cortado en daditos, el comino en polvo, la pimienta recién molida, la nuez moscada y sal al gusto.

Penne rigate con salsa gorgonzola

Pon la temperatura medio-alta y, sin dejar de remover, deja que el queso se vaya fundiendo e integrando con la nata. Cuando rompa a hervir, baja un punto el fuego y continúa moviendo unos minutos, hasta que la salsa espese ligeramente.

Cuando la pasta esté al dente, escúrrela (reservando medio vaso del agua de cocción) y viértela en la sartén con la salsa gorgonzola, mezcla bien y si ves que necesita más jugosidad, añade un poco de agua de la cocción de la pasta.

Acabado y presentación

Sirve los macarrones con salsa de queso gorgonzola recién hecha en los platos, puedes añadir unos daditos de queso azul. Los comensales deben esperarla en la mesa como se espera el arroz, para que no se pase ni se seque. ¡Buen provecho!

Penne rigate con salsa gorgonzolaPenne rigate con salsa gorgonzolaPenne rigate con salsa gorgonzola

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 4,50 de 5)
4.5 5 2
Loading ... Loading ...