La mayoría de salsas de tomate para niños contienen mucho azúcar

Foodwatch ha realizado un análisis a diversas salsas de tomate dirigidas a los niños y los resultados son muy claros, los fabricantes no piensan en la salud de los consumidores, la mayoría de salsas de tomate para niños contienen mucho azúcar.

Salsas para niños con exceso de azúcar

Quizá, la salsa de tomate industrial sea una de las salsas procesadas más comercializadas, es un recurso muy utilizado y especialmente en la alimentación infantil, eso a pesar de que preparar una salsa casera de tomate es algo sencillo y no supone mucho tiempo en la cocina. El caso es que hasta se venden salsas de tomate dirigidas a los niños, aunque parece ser que es un producto que se comercializa mucho más en otros países europeos que en España.

Recordaréis que hace unos días hablábamos de la salsa de tomate ecológica para niños de la marca Zwergenwiese, porque está nominada al Premio a la Mentira Publicitaria más Insolente del Año 2019 por su elevado contenido en azúcar, un 11% y en buena parte encubierto (para los consumidores) con la adición de jarabe de manzana. Recordaréis también que los responsables de esta marca contestaron que “cuanto más pequeño es el niño, más dulce debe ser el producto”, intentando justificar el contenido en azúcar. Qué desfachatez. Pues bien, lo cierto es que la mayoría de salsas de tomate para niños contienen mucho azúcar, algo que la organización de consumidores Foodwatch denuncia.

La organización de consumidores ha analizado varias marcas y ha señalado dos como las que más azúcar contienen, la nominada al premio antes indicado y la de la marca Bio-Zentrale, ambas contienen el mismo porcentaje de azúcar (11%). Para este análisis se han revisado las salsas de tomate que comercializan algunas cadenas incluidas, algunas que venden productos ecológicos. La revisión muestra diferencias significativas, hay salsas, como la que ofrece la marca italiana La Selva, cuyo contenido en azúcar es bastante reducido si se compara con las dos antes citadas, sólo 2’9 gramos de azúcar.

Esta es la salsa de tomate dirigida al público infantil con menos azúcar, en el resto, el contenido en azúcar varía entre el 4’9% y el 11%, pero hay que recordar que según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la salsa de tomate dirigida a los niños, no debe contener azúcares añadidos, por lo que todas las marcas incumplen la recomendación. Si buscamos en el mercado español este tipo de salsas, podemos encontrar algunas como la salsa de tomate para niños TomaTina de la marca alemana Eden que comercializan algunas tiendas de productos ecológicos. Como se puede apreciar, entre sus ingredientes hay jarabe de glucosa y zumo de manzana concentrado, en la etiqueta nutricional aparece reflejado un contenido de 14’4 gramos de azúcar, esta se le ha debido escapar a Foodwatch.

Salsas Eden

Lo cierto es que a estas alturas no sorprende que las conservas y semiconservas ecológicas contengan un alto contenido en azúcar, recordemos que lo comentábamos tras conocer esta investigación, muchas conservas de verduras y otros alimentos vegetales, con o sin certificación ecológica, tienen un elevado contenido en azúcar, por eso es imprescindible leer las etiquetas de lo que vamos a introducir en nuestra cesta de la compra para que sea lo más saludable posible, puede haber mucha diferencia entre una salsa de tomate y otra, como habéis podido ver, y sucede con muchos otros productos.

De hecho, con el ketchup ocurre lo mismo, en algunos casos el contenido en azúcar es muy elevado, pero también hay marcas como el Ketchup Heinz Kids, que presenta un nuevo formato y con una reducción del 50% del contenido en azúcar y sal si se compara con la versión tradicional, sin embargo, según la etiqueta nutricional contiene 11 gramos de azúcar, por lo que incumple la recomendación antes mencionada de la OMS, como lo hacen la mayoría de marcas de ketchup del mercado dirigidas al público infantil.

Ya que Foodwatch ha analizado las salsas de tomate dirigidas a los niños, no estaría mal que llevara a cabo una investigación sobre las variedades de ketchup, cuyo contenido en azúcar en algunos casos es mucho más significativo, pero tampoco se puede hacer con todos los productos del mercado, la solución es otra. En fin, esperaremos a conocer al ganador del Premio a la Mentira Publicitaria más Insolente del Año 2019, pero es probable que dada la explicación que proporcionó Zwergenwiese sobre el contenido de azúcar de su salsa, sea el foco de la votación de los consumidores, por lo que no será extraño que gane el premio este año.

Podéis conocer más detalles del análisis realizado por la organización de consumidores a través de este artículo publicado en su página oficial.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...