Patatas crujientes con bacon y queso cheddar, un aperitivo o guarnición tan sabroso que querrán repetir

Tan sabrosas como fáciles de hacer son estas Patatas crujientes con bacon y queso cheddar que podrás servir como aperitivo o guarnición, son patatas cocidas que después se doran en la sartén y se enriquecen con bacon ahumado y queso que puedes fundir al gusto.

Patatas crujientes con bacon y queso cheddar

La combinación de patatas, bacon y queso la conocen bien quienes suelen frecuentar algunas cadenas de comida rápida, o al menos nos suena haber visto la publicidad de algunos establecimientos de fast food con platos ‘chorreantes’ de la grasa que reúnen unas patatas fritas con bacon, que es principalmente grasa, y queso, tres cuartos de lo mismo. Ahora bien, donde podemos ver mil y una fotos de esta combinación de ingredientes es en redes sociales como Pinterest e Instagram, etiquetándose con aquello de ‘porn food’. Pues bien, nosotros hacemos una versión que nos parece que está mucho más rica, es más digestiva, menos insana y entre otras cosas, veréis que es muy fácil de hacer.

En las fotos podéis ver nuestras Patatas crujientes con bacon y queso cheddar, un aperitivo o guarnición tan sabroso, que querrán repetir todos los que tengan la posibilidad de probarlo. Esta receta es más saludable porque las patatas no están fritas, se cuecen y después se chafan y se pasan por la sartén para dorarlas y que queden crujientes por fuera y cremosas por dentro. Elegimos un buen bacon ahumado (hay que leer etiquetas, recordad) y el queso cheddar que da tanto color y está tan rico, pero ponemos cantidades moderadas. El resultado, os lo podéis imaginar, puede convertirse en un aperitivo que se repita cada fin de semana.

Ingrediente (4 comensales)

  • 12 patatas pequeñas
  • c/n de aceite de oliva virgen extra
  • c/n de sal
  • c/n de pimienta negra recién molida
  • 2-3 ramitas de tomillo fresco
  • 150 gramos de bacon ahumado en dados
  • 100 gramos aprox. de queso cheddar naranja y blanco en dados.

Elaboración

Lava las patatas y ponlas en un recipiente de silicona para la cocción en el microondas, programa unos 6-7 minutos a máxima potencia (800-1.000 vatios). Finalizado el tiempo de cocción, las patatas deberán estar tiernas.

Pon a calentar una sartén con aceite de oliva virgen extra, da un golpe a las patatas para chafarlas un poco (como se hace con las patatas ‘al puñetazo’ o ‘a murro’), y ponlas en la sartén cuando esté caliente.

Patatas crujientes con bacon y queso cheddar

Añade sal, pimienta negra recién molida y tomillo, deja que las patatas se doren y se ponga la piel crujiente por un lado, entonces añade el bacon ahumado en dados, que soltará su grasa y dejará su sabor en las patatas, y dales la vuelta para que se doren por el otro lado.

Cuando las patatas estén listas, retira la sartén del fuego e incorpora los daditos de queso, no queremos que se funda totalmente, sólo que se caliente con el calor de la sartén y su contenido. Puedes tapar la sartén un par de minutos para que se funda un poco más fácil y rápidamente.

Acabado y presentación

Sirve las patatas tostadas y crujientes con bacon y queso en el plato que corresponda, según si lo sirves de guarnición o como entrante o aperitivo, en cualquier caso, provocará el disfrute de todos los comensales. ¡Buen provecho!

Patatas crujientes con bacon y queso cheddarPatatas crujientes con bacon y queso cheddarPatatas crujientes con bacon y queso cheddar

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 4,33 de 5)
4.33 5 3
Loading ... Loading ...