Gastronomía & Cía Opciones
 

La EFSA habla sobre la listeriosis, una infección de transmisión alimentaria grave

La listeriosis es una infección de transmisión alimentaria grave, de la que podemos saber más de mano de Ernesto Liebana, un investigador de la EFSA (Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea). El experto explica de forma resumida las características principales de la listeria, patógeno que causa esta enfermedad, y de algunas de las medidas preventivas que se pueden adoptar para evitarla.

Listeria monocytogenes

La EFSA (Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea) cuenta con un interesante recurso informativo, se trata de su canal de YouTube, en el que trata todo tipo de temas relacionados con la actividad que desempeña en materia de seguridad alimentaria, evaluaciones sobre los riesgos de seguridad, seminarios, conferencias, noticias, funcionamiento de la agencia, etc.

Hoy queremos destacar uno de los vídeos donde la EFSA habla sobre la listeriosis, una infección de transmisión alimentaria grave. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la listeria es un género bacteriano que causa la listeriosis, una infección zoonótica (transmisión de animales a seres humanos) que, aunque poco frecuente, es grave y con una tasa de mortalidad que ronda el 30%, aunque en los grupos poblacionales más sensibles como las personas inmunodeprimidas, las mujeres embarazadas o los ancianos, se incrementa hasta el 70%.

Ernesto Liebana es uno de los investigadores de la EFSA especializado en el campo de los riesgos biológicos, y se encarga de explicar de forma resumida y comprensible qué es la listeria y cómo se produce la listeriosis en los seres humanos. La bacteria de la listeria está presente en las plantas, el suelo y el agua, aunque también puede estar presente en animales como las aves de corral o el ganado vacuno.

En las últimas décadas se han identificado varias especies de la bacteria, en 1992 los expertos tenían identificadas 10 especies y en el año 2019 este número se duplicó, de todas ellas, el investigador se centra en la listeria monocytogenes, patógeno considerado uno de los que causan las infecciones alimentarias más severas y que requieren hospitalización. Se trata de un bacilo Gram positivo que es capaz de proliferar en un rango de temperaturas de entre 2º C y 45º C y a diferencia de otros microorganismos patógenos, puede sobrevivir en ambientes con una elevada concentración de sal.

La ruta principal para sufrir la enfermedad son los alimentos contaminados con la bacteria, por ejemplo, la carne cruda o mal cocinada, la leche cruda, los embutidos, los pescados ahumados, los quesos poco curados o frescos, ocasionalmente los vegetales crudos, etc., pero también es posible contagiarse con la bacteria a través del contacto con los animales o con otras personas que están infectadas. Hay que destacar que la enfermedad puede aparecer incluso dos meses después de haber consumido alimentos contaminados, sufriendo una infección invasiva que afecta de forma generalizada al organismo.

Los síntomas de las personas que sufren esta infección de transmisión alimentaria son variables, desde síntomas parecidos a la gripe a otros similares a infecciones más graves como la meningitis. El experto comenta que la Unión Europea ha establecido criterios para el nivel máximo de la listeria monocytogenes en los alimentos, cuantificado en 100 ufc/g (unidades formadoras de colonias), por otro lado, la Comisión Europea lleva a cabo un programa coordinado de monitorización, con el que se cuantifica la presencia de esta bacteria en los alimentos, de este modo se puede evaluar el riesgo existente para la salud pública.

El investigador Ernesto Liebana explica que para prevenir la listeriosis es muy importante manipular de forma segura los alimentos, como lavarse las manos, higienizar los cuchillos y las tablas de cortar después de manipular los alimentos en crudo, evitar la contaminación cruzada, evitar guardar en la nevera alimentos que hayan superado la fecha de caducidad, mantener una baja temperatura en la nevera, lavar bien las frutas y verduras, cocinar bien la carne, etc. Merece la pena seguir las normas higiénicas, ya que las enfermedades bacterianas transmitidas por alimentos son cada vez más difíciles de tratar, así se concluía en un reciente informe de la agencia.

Es una explicación resumida, pero podéis ampliarla accediendo a la EFSA y utilizar su buscador para conocer todas las investigaciones y controles que se han llevado a cabo, recordad que la EFSA comparte desde el año pasado los datos de sus estudios a través de una plataforma de acceso abierto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.