Gastronomía & Cía Opciones
 

10 consejos para conservar las fresas que tienes que poner en práctica

Toma nota de los 10 consejos para conservar las fresas que tienes que poner en práctica desde ya, esta fruta está ahora de temporada, así que es el mejor momento para consumirla. Compra fresones y fresas en el mercado o en la frutería del barrio, están a buenos precios y a menudo con ofertas, así que disfrútalas y consérvalas más tiempo con estas recomendaciones.

Conservar fresas

Estamos en temporada de fresas y fresones, así que hay que aprovechar para disfrutar de esta deliciosa fruta, es ahora cuando ofrece sus mejores cualidades organolépticas, y también cuando las podemos comprar a un precio más competitivo, el resto del año sí se pueden encontrar fresones aceptables en cuanto a sabor (cosa que años atrás era impensable), pero a precios excesivamente altos, es lo que suele suceder cuando se compran alimentos fuera de temporada.

Quienes normalmente compramos los vegetales frescos en la frutería, es fácil que nos encontremos con ofertas en los alimentos más perecederos, y entre ellos se encuentran las fresas y los fresones. Podríamos decir que cada semana hay ofertas como las cajas de dos kilos de fresas al precio al que, por capricho, se compra una caja de medio kilo de fresones en el mes de diciembre en el supermercado. Y son fresas que te atraen primero por el aroma que desprenden, y terminan de convencerte para llevarlas a casa, a pesar de ser mucha cantidad, por sus formas y deformidades, así como con su color rojo brillante.

Fresas, parmesano y chocolate

Pues bien, una vez en casa hay que ser consecuentes y aprovechar que se han comprado unas magníficas fresas a un precio excepcional, y no pensar que como era una oferta, si se estropea alguna no pasa nada, ya lo sabéis, debemos procurar el desperdicio cero. Así que una vez colocada la compra, es momento de poner en práctica los consejos básicos para conservar las fresas varios días.

  • Para empezar, hay que sacarlas de la caja, comprobar el estado de cada una de las piezas y las que veamos que están un poco tocadas, que puede pasar, separarlas de las que están completamente sanas.
  • No hay que lavar las fresas antes de guardarlas, se deben lavar justo antes de consumirlas.
  • Tampoco hay que cortar el pedúnculo de las fresas antes de lavarlas (a no ser que sea estrictamente necesario por la receta, que lo dudamos). Aquí tienes un truco para quitar el pedúnculo de las fresas.
  • Las fresas y los fresones se deben guardar en un recipiente que permita la circulación del aire, pero no deben estar totalmente destapadas. Son ideales las fiambreras con una rejilla en la parte inferior, o las bandejas perforadas, teniendo en cuenta que por dicha base pueda circular el aire. Si no se dispone de uno de estos recipientes, se puede utilizar una bandeja cubierta con papel de cocina para que absorba la humedad. Además, convendrá echarles un vistazo cada día, hasta que se consuman.
  • Nunca se deben colocar las fresas amontonadas, conviene que queden extendidas unas al lado de las otras. Si no se dispone de mucho espacio en el frigorífico, se pueden amontonar los contenedores en los que se colocan (permitiendo que circule el aire), pero éstas en una sola capa.
  • Galette de fresas

  • Las fresas deben estar tapadas, pero, como comentábamos, debe poder circular el aire, así que una buena forma es taparlas con film transparente después de practicarle algunos agujeros para que la fruta respire.
  • Siempre se deben guardar en el frigorífico, pero para consumirlas conviene que estén al menos una o dos horas a temperatura ambiente para poder apreciar todo su sabor y su aroma. Si compras las fresas por la mañana y las vas a tomar como postre, deja fuera de la nevera la cantidad que vayas a gastar, el resto prepáralo para guardarlo en la nevera como ya sabes.
  • Las fresas que estuvieran un poco tocadas se pueden guardar del mismo modo, pero no conviene que pasen muchas horas para consumirlas. Lo ideal es proceder a lavarlas, retirar las partes dañadas y el pedúnculo y a continuación hacer una receta, desde una macedonia a una ensalada de espinacas con fresas (por ejemplo), o una mermelada rápida para acompañar el yogur. También se pueden saltear en una sartén con unas gotas de aove, añadir pimienta y sal y servir como guarnición.
  • En caso de que se prevea que no se van a poder consumir todas las fresas en breve, se pueden congelar, para ello, conviene lavarlas y secarlas muy bien, y retirar el pedúnculo. Se pueden congelar enteras o troceadas, lo ideal es que se congelen en una bandeja, extendidas, y después se pueden poner en una bolsa con cierre (tipo Ziploc o de silicona) para que ocupen menos espacio, y no se quedarán pegadas.
  • Una buena forma de conservar las fresas en la nevera sabiendo que se van a tomar como desayuno, merienda o postre, tanto solas como incorporadas en un yogur, un porridge o en una elaboración similar, es preparándoles un macerado, los clásicos y que seguramente muchos recordaréis de la infancia, son poniendo las fresas limpias y troceadas con azúcar, con lo que después se obtiene un jugo de fresas súper goloso, o con azúcar (u otro endulzante) y vinagre, y otra fórmula deliciosa es ponerlas con leche y un endulzante, con el que también se puede disfrutar por un lado de las fresas y por otro de una deliciosa ‘leche de fresa’.

Foto 1 | Peigov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,80 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.