Gastronomía & Cía Opciones

La “carne” vegetal se acerca a la paridad de precios con la carne animal

Según un estudio del GFI, la “carne” vegetal se acerca a la paridad de precios con la carne animal, los expertos consideran que el año que viene, algunos de estos productos elaborados a partir de proteínas vegetales como la soja o los guisantes, tendrán el mismo coste que las carnes de origen animal.

Reducción del precio de las carnes vegetales

Según los resultados de una investigación realizada por Good Food Institute (GFI), organización que trabaja ayudando a desarrollar proyectos alimentarios que sean innovadores, seguros y respetuosos con la salud y el medio ambiente, la “carne” vegetal se acerca a la paridad de precios con la carne animal, lo que facilitará que aumente el número de consumidores que decidan probar estos productos alternativos a la carne.

Según las investigaciones, el precio es el segundo factor de importancia en la decisión de compra de los consumidores, en el año 2020 la venta de las denominadas ‘carnes vegetales’ aumentó un 45%, eso a pesar de que son hasta dos veces más caras que la carne de vacuno, tres veces más caras que la carne de cerdo, y cuatro veces más caras que la carne de pollo. Por ello, alcanzar la paridad de precios es muy importante, ya que favorecería un incremento significativo de las ventas, fidelizando más consumidores.

Pero equiparar los precios tiene sus complicaciones, en el caso de la carne tradicional, los precios se han podido mantener relativamente bajos gracias a la producción a gran escala de animales, a las subvenciones gubernamentales, a las reglamentaciones que benefician al sector, etc. En cambio, la industria de la “carne” vegetal es relativamente nueva, no tiene las mismas infraestructuras, no cuenta con subvenciones como la industria de la carne de origen animal, y se enfrenta a algunas complicaciones legislativas, algunas creadas por el sector cárnico en un intento de frenar el crecimiento de las alternativas vegetales.

Algunos productores consideran que lograr que la cadena de suministro de la ‘carne’ de origen vegetal sea más eficiente y capaz de hacer frente a las complicaciones, facilita la reducción de los costes de producción y, por tanto, que sus productos sean más asequibles para los consumidores. Esta línea de trabajo es prioritaria para los productores que han visto como año tras año han ido incrementándose las ventas, al respeto, merece la pena retomar la lectura de este post para saber cuánto creció el mercado en 2016, 2017 y 2018.

Como comentábamos, el precio de los productos alternativos a la carne es el segundo factor de importancia para los consumidores, consideran que debe ser igual o menor que el de la carne tradicional, pero el sabor es el primer factor, por ello, estas proteínas vegetales deben imitar perfectamente a sus homónimas animales en textura, sabor y otras cualidades organolépticas, en el comportamiento en las diferentes cocciones, etc. Por tanto, la suma de ambos factores es clave para impulsar mucho más el crecimiento del sector.

Reducir el precio de las carnes vegetales

Según los estudios, productos alimenticios alternativos como las hamburguesas, los lácteos y los sustitutos del huevo que se elaboran a partir de proteínas de soja, guisantes y otras materias primas vegetales, alcanzarán la paridad de precios el año que viene. Posteriormente, en el año 2025, alcanzarán la paridad de precio los alimentos elaborados a partir de proteínas alternativas obtenidas de las levaduras, los hongos, las algas, etc. Finalmente, se prevé que para el año 2032 alcanzarán la paridad de precios las carnes de cultivo, aunque en este caso se trata de carne de origen animal, pero producida a partir de células en un laboratorio. Concretando un poco más, el GFI considera que en 2030 algunas carnes a base de células ya podrían ser competitivas en costes de producción con algunas carnes animales.

Los expertos del Good Food Institute comentan que en la paridad de precios, además del sabor y el coste, también influyen los efectos del mercado que causan el incremento de los costes de producción de la carne tradicional, algo que favorece alcanzar con más rapidez la paridad. Desde que marcas como Impossible Foods han abordado el mercado, han reducido el precio de sus productos en dos ocasiones, y aún habrá más reducciones, pero sería interesante contar con los datos que mostraran que esa reducción favorecía el aumento de ventas, así como datos sobre la repetición de compra y fidelización de consumidores.

Podéis conocer más detalles sobre el estudio del GFI, así como otras noticias de interés relacionadas con la carne vegetal y la carne a base de células, a través de este enlace.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Ya hay 1 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • María

    La agenda 2030 en marcha. La carne desaparecerá para muchos que no para unos pocos escogidos.
    Todo por la sostenibilidad del planeta, claro y se sacrificaran los de siempre.

Dejar un Comentario

  Acepto la Política de Privacidad

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.